E.P.- Un total de 2.437 casos de sida fueron diagnosticados en España a lo largo del año pasado, cifra que supone una estabilización en la incidencia del sida en comparación con los 2.414 casos diagnosticados en 2001, y con ello, un cambio en la tendencia descendente de los años anteriores. Desde 1981 se contabilizan ya 65.025 casos.

Según concluye el Informe Semestral número 2 de 2002 que acaba de cerrar la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, desde 1996, con la introducción de los tratamientos antirretrovirales de alta eficacia, se produjo un rápido descenso en la incidencia de casos de sida, que en cinco años se redujo más de un 60 por ciento. "Ahora – señala el informe – la estabilización de la incidencia de sida en niveles todavía elevados parace indicar que el impacto de estos tratamientos ha alcanzado su techo en el contexto actual, por lo que se hace necesario un nuevo impulso" en los tres campos de lucha contra la enfernedad: prevención, diganóstico precoz y tratamiento de las personas infectadas por VIH.

Durante 2002 se recibió la notificación de 1.523 casos, que suponen, según el Plan Nacional del Sida, el 62 por ciento de los casos que se estima que habrá cuando se completen los datos Entre estos casos siguen prevaleciendo los hombres (79 por ciento). La edad media de diagnóstico de sida ha ascendido a 38,8 años, mientras que la proporción de casos pediátricos (menores de 13 años) se sitúa en el 0,3 por ciento.

De acuerdo con este balance oficial, algo más de la mitad de las personas que desarrollaron sida en 2002 contrajeron la infección por compartir material de inyección para la administración parenteral de drogas (52 por ciento), lo que se confirma tanto en hombres como en mujeres, con un 54 y 45 por ciento, respectivamente.

Los casos que contrajeron la infección por relaciones hetersosexuales no protegidas ascienden al 27 por ciento pero adquieren especial relevancia en las mujeres, donde representan el 44 por ciento de los casos. En esta categoría se han incluido todos aquellos casos de personas heterosexuales en los que se descartaron expresamente las prácticas homosexuales, y el uso de drogas por vía parenteral, aunque no se especificasen haber tenido relaciones sexuales con una persona infectada o con reisgo conocido. Esto ha permitido reclasificar el número de casos que antes se consideraban con riesgo desconocido.

El 38 por ciento de nuevos enfermos desconocían que estaban infectados

La tercera vía de transmisión más frecuente han sido las relaciones homosexuales no protegidas entre hombres, un 13 por ciento de todos los casos y el 16 de las que afectan a hombres. Las personas con sida en cuya notificación consta un país de origen distinto a España han aumentado hasta el 10 por ciento. La proporción de casos de sida en personas que no conocían su infección por el VIH ha seguido aumentando en 2002 alcanzó el 38 por ciento. Este porcentaje todavía es más alto – 65 por ciento entre los casos de sida en personas que se infectaron por vía heterosexual.

La tuberculosis sigue siendo la enfermedad diagnóstica de sida más frcuente, aunque en 2002 el porcentaje de casos con esta enfermedad ha dismunido al 29 por ciento.

Tasas más elevadas en Madrid y Baleares

Según este informe oficial, la tasa de casos de sida por millón de habitantes se fija actualmente en 52,7 para el conjunto de España, tomando como base los casos diagnosticados en 2001, no corregidos por retraso. Madrid y Baleares presentan las tasas más elevadas, con 92,7 y 87,9 casos por millón de habitantes. Siguen Barcelona, con 69,7,Lérida (69), La Rioja (68,6) y Tarragona (65,6).En la parte opuesta, destacan las bajas tasas de provincias como Ciudad Real(4,1), Segovia (6,7) y Cáceres (9,99).