SECCIÓN  patrocinada por: 

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Los ocho trastornos psiquiátricos más comunes tienen una estructura genética común, según las conclusiones de un estudio publicado en la revista Cell. Se trata del ensayo más grande de este tipo realizado hasta la fecha, y ha sido desarrollado por investigadores del Grupo iPSYCH y del Consorcio de Genómica Psiquiátrica (PGC) de Dinamarca. Los científicos han anunciado el hallazgo de más de cien variantes genéticas que afectan al riesgo de sufrir más de un trastorno psiquiátrico.

Anders Borglum, máximo responsable del estudio, ha explicado que “la identificación de variantes genéticas que influyen en el riesgo de sufrir más de un trastorno psiquiátrico es un avance para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes”. “El hecho de saber cómo se relacionan los trastornos a nivel biológico puede ayudarnos a clasificar y diagnosticar los trastornos psiquiátricos de una manera más precisa”.

Datos de la investigación

Para identificar estas variantes, los científicos analizaron la información genética de 494.162 personas sanas y 232.964 diagnosticadas con al menos uno de estos ocho trastornos: TDAH, autismo, esquizofrenia, depresión, trastorno bipolar, síndrome de Tourette, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y anorexia. Según los autores, el análisis encontró 109 variantes genéticas que afectan el riesgo de sufrir más de una enfermedad psiquiátrica.

Determinados diagnósticos tenían muchas variantes genéticas en común. Los investigadores realizaron tres categorías de trastornos relacionados con la genética:

  1. Trastornos caracterizados por conductas compulsivas como la anorexia, el trastorno obsesivo-compulsivo y, en menor medida, el síndrome de Tourette.
  2. Trastornos psicóticos y del estado de ánimo como el trastorno bipolar, la depresión grave y la esquizofrenia.
  3. Trastornos del desarrollo neurológico de inicio temprano como el autismo, el TDAH y el síndrome de Tourette.

Nuevos tratamientos

Los investigadores identificaron diversas variantes genéticas con un impacto particularmente generalizado en el riesgo de sufrir una serie de patologías psiquiátricas. Según Anders Borglum, profesor de la Universidad de Aarhus en Jutlandia (Dinamarca), “en la medida en que estos genes pueden tener efectos de amplio alcance, podrían ser objetivos potenciales para el desarrollo de nuevos tratamientos. Los mismos componentes biológicos están parcialmente implicados en el desarrollo de varios de los trastornos, por lo que el tratamiento dirigido a estos componentes comunes podría tener un efecto en todos los trastornos”.