Mónica Martín, Madrid.- La Organización Médica Colegial (OMC) ha denunciado la situación de los médicos de refuerzo así como los contratos-basura que hacen los centros sanitarios a los que sustituyen a los facultativos en plantilla, en especial durante la época estival. En este sentido, en la Asamblea General de la OMC celebrada el pasado sábado, ha propuesto la creación de un grupo de trabajo que estudie pormenorizadamente el estado de este problema en cada Autonomía.

"La situación de los médicos de refuerzo es vejatoria y es el resultado de una mala gestión que al final perjudica a la calidad de la asistencia sanitaria", concretó Guillermo Sierra a EL MEDICO INTERACTIVO, al término de la Asamblea. "Tenemos que luchar contra los contratos por horas que les hacen a los médicos de refuerzo y que se pagan a menor cuantía que al de un oficial, además de que no se les reconoce ningún tipo de derechos, ni siquiera la Seguridad Social", añadió el presidente de la OMC.

Según la presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Asturias, Carmen Rodríguez, quien presentó el tema en la Asamblea, tal y como avanzaba EL MEDICO INTERACTIVO en su edición del viernes, los contratos de refuerzo nacieron de unos acuerdos sindicales alcanzados en 1990 y 1992 en los que se fijaba un máximo a la jornada de atención continuada que podría llegar a realizar el personal de plantilla, y preveía la contratación eventual para cubrir el exceso de horas que quedarían desatendidas. Estos acuerdos también contemplaban la posibilidad de contratar personal de refuerzo para apoyar zonas muy aisladas o con incrementos poblacionales coyunturales.

Sin embargo, en la Asamblea de la OMC se puso de manifiesto que la Administración ha extendido la figura de refuerzo al medio hospitalario, hace contratos basuras, retribuye de manera escasa y no ofrece altas en la Seguridad Social. "A día de hoy, cada Comunidad va por libre y hace lo que mejor le parece, incluso, se han dado casos de dos áreas de una misma Autonomía que contemplan situaciones diferentes, lo que es inaceptable. Hay que evitar las altas y bajas sucesivas y los periodos al descubierto de los trabajadores", explicó Sierra.

Para intentar cambiar este escenario, la OMC ha aprobado la creación de un grupo de trabajo en el que estarán representados todos los Colegios provinciales y que elaborará un estudio con las diferentes situaciones. Posteriormente, se reunirá con sindicatos y grupos parlamentarios para abordar el tema y tomar medidas al respecto. "Pretendemos armonizar y sensibilizar a los gestores para que se termine con el problema", agregó el presidente.

Código ético y registro de médicos

Otro de los puntos abordados en la Asamblea General de la OMC fue la aprobación de la Declaración sobre "La ética de la historia clínica: su propiedad, conservación y el acceso a ella del paciente o de terceros". Se trata de un documento elaborado por la Comisión Central de Deontología, Derecho Médico y Visado de la entidad, y que reúne una serie de recomendaciones éticas para el tratamiento de los historiales médicos.

Según Sierra, este documento ha sido aprobado parcialmente porque, como se elaboró hace un año, no contempla las posibles modificaciones incluidas en la Ley 41/2002 de 14 de noviembre que regula la autonomía del paciente. "La Declaración está aprobada temporalmente, no obstante, cuando se incluyan las matizaciones que dicta la norma se volverá a presentar a la Asamblea para su autorización definitiva", apuntó el presidente de la OMC.

Por otro lado, en la Asamblea se puso al día la situación actual del registro nacional de facultativos. Aunque su actualización ya está muy adelantada, se recomendó la elaboración y revisión de las fichas de los médicos por parte de los Colegios que aún no lo hayan realizado. Para el presidente de la Organización Médica Colegial, la existencia de este archivo es importante porque "queremos potenciar que el paciente solicite a los Colegios el título y la especialidad de cada profesional que vaya a atenderle, en defensa de la profesión y de la propia asistencia médica", dijo.

Finalmente, los representantes de los facultativos aprobaron que, en 2004, la próxima Asamblea General se celebre en Santiago de Compostela, coincidiendo con el Año Santo.