Madrid (28-9-10).- El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha presentado un listado con 19 recomendaciones para que los profesionales de la Sanidad aprendan a comunicar las malas noticias a pacientes, a elegir el momento o la cantidad de información y a saber cuándo es mejor no dar más datos.

Este documento, aprobado en la Asamblea General de la OMC, celebrada el pasado sábado 25 de septiembre, aconseja que el responsable de comunicar las malas noticias, sobre todo cuando se trata de muertes o de enfermedades sin cura, sea "un médico que conozca bien al paciente, como su médico de cabecera", ya que valorará mejor la personalidad del enfermo y sus circunstancias. "No se puede dar el diagnóstico del cáncer como se da en algunos casos, hay que conocer qué paciente tenemos delante, que historia de valores tiene, cómo puede reaccionar y darle tiempo pero, sobre todo, hay que respetar su posible deseo a no conocer la verdad".

Hay que informar "cuando el enfermo lo solicite", siempre que se estime que el momento es "oportuno", y "nunca mentir". También se debe evitar ser "demasiado taxativos" en los pronósticos sobre su esperanza de vida y dejar siempre "una puerta abierta a la esperanza, incluso en personas que tienen un pronóstico de vida muy limitado".

Aunque, se pide que cada profesional comunique estas noticias "con su propio estilo", pues "no existen fórmulas ni protocolos rígidos", es crucial que ofrezca la información "equilibrando veracidad y delicadeza", que investigue antes "lo que el paciente sabe y lo que quiere saber" y que busque "un ambiente adecuado, sin interrupciones, donde paciente y familiares puedan expresar sus emociones". Asimismo, se evitarán los tecnicismos y se valorará "cuánta información puede asumir el paciente y su adaptación psicológica a la enfermedad", consultando a otros profesionales, si fuera necesario.