José García, Madrid.- El presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Guillermo Sierra, ha demandado una "mayor implicación" de las Administraciones Autonómicas para desarrollar y extender en toda España el Programa Integral de Atención al Médico Enfermo (PAIME), ya que, en su opinión, "nos encontramos ante un problema de Salud Pública que puede repercutir directamente en la calidad asistencial y este tipo de programas redundan en beneficio de esa calidad".

Sierra hizo estas declaraciones durante la presentación del primer Congreso Nacional de Atención Integral al Médico Enfermo, que se celebrará en Córdoba los próximos 9 y 10 de octubre, con el objetivo de poner en común la situación actual del programa en los diferentes Colegios de Médicos y Comunidades Autónomas, de tal forma que, según el presidente de la OMC, "se armonicen procedimientos, se aúnen criterios, se conozcan las peculiaridades de cada territorio y se aprovechen todas las experiencias que han tenido lugar".

Este Congreso, tal y como ha explicado Jesús Aguirre, presidente del Colegio de Médicos de Córdoba, una de las ciudades, tras Barcelona, pionera en la implantación del PAIME, será el punto de partida para sensibilizar a la Administración sanitaria ante este problema y así poder entablar con ella convenios de colaboración, muy importantes para el desarrollo del programa en cada territorio.

Pionero en Europa

El PAIME, pionero en Europa y con antecedentes en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, es una iniciativa que nació en Barcelona en 1998 gracias a un convenio de colaboración entre el Colegio de Médicos de esta ciudad y la Generalitat de Cataluña. Al poco tiempo, el programa fue asumido por la OMC y, paulatinamente, por varios Colegios Oficiales de Médicos, que pusieron en marcha el programa en su territorio. Estos Colegios son hasta hoy los de Tarragona, Lérida, Gerona, Córdoba, Cádiz, Granada, Baleares, Navarra, Zaragoza, Huesca y Teruel.

Este programa, dirigido a facultativos con problemas psíquicos o conductas adictivas (alcoholismo o drogodependencia) que pueden interferir en su práctica profesional y por el que ya han pasado más de 600 facultativos de toda España, está orientado a la asistencia sanitaria y a la recuperación de estos médicos para que puedan volver a ejercer la Medicina en condiciones óptimas para sus pacientes. Asimismo, es un programa "muy preventivo" porque, según explicó el secretario general del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, "cuanto antes se detecten los problemas y se intervenga, antes se podrá normalizar la situación y evitar posibles consecuencias negativas, como una mala praxis, errores, conflictos con su entorno, quejas, denuncias y mala calidad de los servicios".

"No se trata de un programa de elite para los médicos, sino de Salud Pública. Estudios internacionales han demostrado que el facultativo, cuando enferma, no actúa como recomienda a sus pacientes y dichos estudios concluyen que entre el 12 y el 14 por ciento de los médicos en ejercicio, a lo largo de su carrera profesional cifrada en 40 años, puede presentar algún tipo de problema psíquico o adicción", ha indicado Padrós.

Según explicó, "el médico enfermo es diferente porque habitualmente no usa las redes asistenciales por miedo a ser reconocido, perder el prestigio profesional, o simplemente por el hecho de ser médico. Esta situación conduce a la automedicación y a la ocultación de su problema, lo que condiciona la buena praxis de la profesión. Es un ejercicio de responsabilidad por nuestra parte garantizar la calidad asistencial". Apuntó que los médicos que ingresan en este programa disponen de una unidad ambulatoria y otra, para los que la requieran, de ingreso hospitalario, situada en Barcelona. Asimismo, garantizó la confidencialidad de los facultativos que participan en el programa.

Según Padrós, en Cataluña la Administración "entendió muy bien" que nos encontramos ante un problema de Salud Pública y, por ello, financia, a través del convenido firmado, el 80 por ciento del presupuesto del PAIME, mientras que los Colegios de Médicos catalanes hacen lo propio con el otro 20 por ciento.

Esto no ocurre en Córdoba, por ejemplo, donde la Administración aún se muestra reticente a apoyar este programa. A pesar de ello, según el presidente de los médicos cordobeses, el PAIME es un servicio que reporta al Colegio "gran empatía". Al respecto, Jaume Padrós dijo que Córdoba "es modelo de referencia" y alabó su "gran coraje" para abordar el programa sin financiación de la Administración regional.

Implantación en toda España

En definitiva, el objetivo de la Organización Médica Colegial y del Congreso de Córdoba es que, en pocos años y con la colaboración de las respectivas Comunidades Autónomas, en cada Colegio de Médicos funcione el PAIME, con procedimientos de acogida y seguimiento de los casos en condiciones de confidencialidad, servicios ambulatorios de Psiquiatría y Psicología específicos y confidenciales para médicos enfermos y, finalmente, sistema de derivación de los casos que requieran ingreso hospitalario a la Unidad de Barcelona.

Al Primer Congreso de Atención Integral al Médico Enfermo asistirán, entre otros, la ministra de Sanidad, Ana Pastor, quien inaugurará el encuentro, y los consejeros de Salud de Cataluña, Xavier Pomés. Extremadura, Guillermo Fernández-Vara. Castilla-La Mancha, Fernando Lamata. Aragón, Alberto Larraz. y Andalucía, Francisco Vallejo.