La pandemia ocasionada por la COVID-19 es una señal de lo vulnerable y frágil que es nuestro mundo. En menos de un año y medio, el virus SARS-CoV-2 ha infectado, al menos, a 150 millones de personas y ha matado a más de tres millones. Se trata de la peor crisis sanitaria y socioeconómica que se recuerde, así como una catástrofe en todos los niveles. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado dos informes de análisis de la pandemia de COVID-19 y de recomendaciones, elaborados por el Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response.

Este panel de expertos se formó después de que, en mayo de 2020, la Asamblea Mundial de la Salud pidiera al Director General de la OMS que iniciara una revisión imparcial, independiente y exhaustiva de la respuesta sanitaria internacional a la COVID-19. Además, también se buscaba analizar las experiencias y las lecciones aprendidas de esta crisis.

“COVID-19: que sea la última pandemia”

El primer informe, titulado “COVID-19: que sea la última pandemia” presenta los hallazgos del Panel sobre lo sucedido, las lecciones que se pueden aprender y, sobre todo, las recomendaciones de acciones estratégicas. Dichas recomendaciones tienen el objetivo de poner fin a esta pandemia y garantizar que cualquier brote futuro de enfermedades infecciosas no se convierta en una pandemia catastrófica.

Entre las indicaciones para transformar el sistema internacional de preparación y respuesta ante una pandemia, el Panel destaca que es necesario:

  • Elevar el liderazgo para prepararse y responder a las amenazas a la salud mundial al más alto nivel para garantizar una acción justa, responsable y multisectorial.
  • Enfocar y fortalecer la independencia, autoridad y financiamiento de la OMS.
  • Invertir en preparación para crear capacidades plenamente funcionales a nivel nacional, regional y mundial.
  • Establecer un nuevo sistema internacional de vigilancia, validación y alerta.
  • Establecer una plataforma negociada previamente para la gestión de herramientas y suministros.
  • Obtener nueva financiación internacional para los bienes públicos mundiales de preparación y respuesta ante una pandemia.
  • Países implicados para establecer la coordinación nacional de más alto nivel para la preparación y respuesta ante una pandemia.

 

Para visualizar el informe, hacer clic aquí.

“Cómo un brote se convirtió en una pandemia. Los momentos decisivos de la pandemia COVID-19”

Como complemento al primer informe, se ha publicado “Cómo un brote se convirtió en una pandemia. Los momentos decisivos de la pandemia COVID-19”. Este documento describe trece momentos que han sido fundamentales para dar forma al curso de la pandemia. Entre ellos, la tardía detección de un nuevo coronavirus, la lucha por los suministros sanitarios, la realización de investigación científica más rápida en la historia de la humanidad, el golpe económico sufrido a nivel global, la tensión por el acceso a las vacunas y el temor de las mutaciones del virus.

Además, el Panel ha publicado una serie de documentos de antecedentes que representan una investigación en profundidad, incluida una cronología de la respuesta temprana.

Para visualizar el informe, hacer clic aquí.

Un mensaje a todas las naciones

Tal y como se apunta en el primer informe, la pandemia aún no ha terminado, todavía mata a más de 10.000 personas cada día. Por lo tanto, las recomendaciones recogidas en los documentos se dirigen primero a las medidas inmediatas necesarias para frenar la transmisión y comenzar a trabajar ahora para fortalecer las protecciones futuras.

El Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response cree que el sistema internacional requiere una transformación fundamental para prevenir una pandemia futura. Asimismo, hace un llamado a los responsables políticos de todos los niveles para que lideren cambios importantes y pongan a disposición los recursos necesarios para que sean efectivos.