En 2015 la Organización Panamericana de la Salud declaró a México libre de Oncocercosis después de llevar a cabo un plan para su eliminación por infección a través de la picadura de la mosca negra, cuyas manifestaciones son pápulas y deficiencia visual, que puede llegar a la ceguera total e irreversible.

En México se reconocen tres focos endémicos: dos en el estado de Chiapas (foco norte o chámula, región de los grupos tsotsil y tseltal; foco sur o Soconusco, localizado en la región cafetalera fronteriza con Guatemala), y uno en Oaxaca (en la parte norte y central de la entidad, abarcando buena porción de la Sierra de Juárez al norte de la población de Ixtlán). Los focos endémicos en México se caracterizan por estar en áreas montañosas con pendientes acentuadas, de clima templado o caluroso, con precipitaciones pluviales abundantes y humedad atmosférica elevada, donde existe una extensa red hidrográfica constituida por múltiples corrientes de escaso caudal y pronunciado declive en medio de vegetación exuberante, condiciones que propician su aparición.

El Sur de Chiapas fue el más afectado, con 559 comunidades. La  población en riesgo en México representó el 30% de la población regional, aproximadamente, 170.000 personas.

El Programa de Donación Mectizan (PDM) empezó en 1989, en los primeros años solo se daba ivermectina a los enfermos, en 1994 se comenzó a dar tratamiento masivo semestralmente. MSD donó y seguirá donando la ivermectina a los países que la requirieran a través del Programa de Donación de Mectizan (PDM). En 2001, se logró que más del 85% de la población mexicana afectada por la enfermedad recibiera la medicación con ivermectina. Y en 2012, el último foco ubicado en el Sur de Chiapas inició su período de tres años de Vigilancia Epidemiológica Post-Tratamiento (VEPT).

Organizaciones que contribuyeron a erradicar la oncocercosis

La Secretaría de Salud, la Organización Panamericana de Salud (OPS), MSD con su Programa de Donación de Mectizan, y la Fundación Carlos Slim. Además, existieron brigadas de trabajadores de salud que se dedicaban a visitar las poblaciones para dar el medicamento y brindar actividades educativas.

Sin embargo se le llama erradicación a la presencia de 1 caso nuevo por 1,000 habitantes y una
tasa de incidencia acumulada de 5 años de menos de 1 nuevo caso por 1,000 individuos mediante la detección antes de la aparición de nódulos o pápulas.