Recientemente, la mayoría sindical vasca anunciaba dos jornadas de huelga este febrero: para el próximo día 25 huelga en la Atención Primaria y el 28 en todas las áreas del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza.  El motivo era el “inmovilismo de la Administración”. Ante este anuncio, la Dirección de Osakidetza ha subrayado que no se puede acusar a al servicio vasco de salud de “carecer de voluntad negociadora”. Por ello, ha instado a los sindicatos que recapaciten y asistan a la próxima mesa sectorial “por el bien del conjunto de trabajadores”.

En este sentido, ha precisado que, desde septiembre de 2020, coincidiendo con el cambio de la legislatura, la metodología establecida para la organización de las reuniones de la Mesa Sectorial ha sido la de compartir los temas del orden del día. De este modo, la Dirección plantea dos temas y las centrales sindicales otros dos. “Todos los temas propuestos por la parte sindical se discuten y negocian; no siempre se llega a acuerdos, pero es falso que Osakidetza no aborde los temas de interés para los y las representantes del personal”. Como tampoco es cierto que no tengan voluntad negociadora, aseguran.

Voluntad negociadora

En cuanto a los temas en cuestión, en las reuniones entre la Dirección de Osakidetza y la representación de su personal a petición de esta parte han sido: los permisos laborales;  condiciones del personal afectado por las obras del bloque quirúrgico del Hospital de Bidasoa; complementos económicos hospitalarios; pluses por trabajos a turnos en el Hospital de Urduliz; ajuste de los horarios en Atención Primaria; eventualidad; desarrollo profesional; concurso de traslados y listas de contratación. Además, a propuesta de la Dirección, se han discutido temas como desarrollo de las OPE, el Plan de Euskera o la estabilización del personal. De esta forma, muestran que su voluntad negociadora ha sido evidente.

Por último, añaden que tampoco se sostiene como argumento para las movilizaciones y paros anunciados que haya recortes en el servicio de atención sanitaria.Euskadi destina este año 1.984 euros al gasto sanitario por habitante”, informan. Esta es la cifra más alta de la historia de Osakidetza y la más alta del conjunto de las comunidades autónomas. Además, durante los dos últimos años, de media, ha habido trabajando entre 3.000 y 4.000 personas más en Osakidetza que antes de la pandemia".