Osakidetza ha anunciado la convocatoria de la OPE 2018-2019, que contará con 3.535 plazas y se llevará cabo en dos fases, una primera convocatoria en diciembre y una segunda, en primavera de 2022.

En relación a la elaboración de exámenes, ha indicado que se va a asegurar que "nadie que participe en el proceso de selección pueda tener conocimiento del contenido final de la prueba".

En un comunicado, ha precisado que en esta primera convocatoria se ofertarán al menos 1.499 plazas para un total de 19 categorías, entre ellas las que están destinadas a reforzar la Atención Primaria, como son las 322 plazas de Medicina de Familia y 62 de Pediatría. En la segunda fase se ofertarán todas las plazas restantes.

Primera fase a mediados de diciembre

Las bases de esta primera fase se publicarán a mediados de diciembre en el BOPV, donde los aspirantes podrán encontrar mas información sobre los aspectos más concretos de cada categoría profesional, así como al temario de cada categoría y otras informaciones de interés específico. Los exámenes para poder aspirar a alguna de estas plazas se realizarán entre abril y mayo de 2022.

La directora general de Osakidetza, Rosa Pérez, ha explicado el motivo por el que se ha optado por dividir la OPE 2018-2019 en dos fases separadas en el tiempo. "Después de un año de negociación en el marco de la Mesa Sectorial, las centrales sindicales no han querido apoyar las bases de la convocatoria, con lo cual, si no hacemos la convocatoria antes de que termine el año, se perderían esas plazas para siempre, y eso Osakidetza no lo va a aceptar de ninguna manera", ha asegurado.

Según ha recordado, las 3.535 plazas que se convocan en la OPE 2018-2019 son la suma de la tasa de reposición del año 2018 y 2019, es decir, del número de plazas que han quedado vacantes por jubilaciones o fallecimientos, así como de una serie de plazas de nueva creación.

Según ha explicado la directora general, esta decisión es "un nuevo paso" en favor de la estabilidad laboral y de la consolidación de la plantilla, tanto en la red de Atención Primaria como en todo Osakidetza, y que permitirá, por lo tanto, "ofrecer un mejor servicio a las personas".

Transparente y con garantías

Asimismo, ha indicado que Osakidetza asegura que la convocatoria de la OPE 2018/2019 contará con las "máximas garantías" con el fin de seleccionar los mejores profesionales y "atraer talento cumpliendo con los principios de igualdad, mérito, capacidad, objetividad, imparcialidad, transparencia, agilidad y fiabilidad". "Ese es el objetivo final", ha agregado.

Para ello, según ha explicado, se implantarán medidas tales como la elección de los tribunales por sorteo, la reducción de sus miembros o la aprobación de un código de conducta.

En cuanto a la elaboración de los exámenes, se ha establecido que quienes formen parte de los tribunales contarán con un manual y que cada tribunal podrá decidir si asume la responsabilidad de la elaboración de las pruebas o si encarga esa tarea a una instancia externa con experiencia en la materia.