La tensión y el cruce de acusaciones entre los responsables de Osakidetza-Servicio Vasco de Salud (SVS) y las centrales sindicales con representación en la mesa sectorial lejos de cesar van en aumento. Así desde el Departamento de Salud de Jon Darpón han instado a los representantes de los sindicatos a que hagan público el verdadero motivo de las movilizaciones que llevan a cabo, al tiempo que señalan contundentes que no han variado "ni variarán" el modelo de gestión de Osakidetza, "que seguirá siendo público, universal y de calidad".

Tal y como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, los siete sindicatos de Osakidetza han comenzado una serie de movilizaciones en la sede de las tres delegaciones del Departamento de Salud del País Vasco para denunciar la "descarada" política de privatizaciones que, a su juicio, se está llevando a cabo desde Osakidetza.

Sin embargo, desde el Departamento de Salud han dejado entrever que las convocatorias de las movilizaciones pueden obedecer al deseo de las centrales de incrementar el número de delegados sindicales, una opinión que ha contrariado a las organizaciones de los trabajadores sanitarios que siguen denunciando "el modelo de gestión de Osakidetza" y aseguran que proseguirán con sus medidas de protestas hasta que la Dirección del SVS no escuche sus propuestas y varíe el rumbo de su gestión para "hacer frente a los problemas estructurales que tiene la Sanidad Vasca y que no se están atajando lo que provoca un gran malestar entre los profesionales y los pacientes", han reconocido fuentes sindicales a EL MÉDICO INTERACTIVO.

Sin embargo, para el departamento de Salud "es obvio que el objetivo principal que se esconde tras las manifestaciones sindicales que se están realizando en los últimos meses no es otro que incrementar el número de funcionarios públicos y, en consecuencia, el número de delegados sindicales", replican, mientras animan a los sindicatos "a que digan alto y claro cuáles son sus verdaderos propósitos y propongan este debate a la sociedad vasca", apuntan con contundencia en la consejería de Darpón.

Precariedad y falta de transparencia

En su comparecencia en la comisión de Sanidad del Parlamento Vasco, los sindicatos no ahorraron críticas a los gestores sanitarios y expusieron una larga lista de reivindicaciones entre las que destacaron poner fin a la "precariedad laboral" que afecta a gran parte de la plantilla. Censuraron también que se les niega de forma sistemática desde hace más de seis años datos sobre las personas que trabajan en Osakidetza. "La transparencia no existe. no se nos dan datos laborales a las centrales. no sabemos a ciencia cierta cuánto supone el empleo temporal", explicaron.

Los sindicatos, en su comparecencia, dieron a conocer también que la temporalidad supone el 40 por ciento de una plantilla estructural de 26.400 trabajadores, aunque con la contratación para cubrir bajas, permisos, vacaciones y jubilaciones puede superar los 30.000.

A pesar de las duras críticas de los sindicatos, Osakidetza insiste en señalar que "no ha modificado su gestión, ni lo hará porque es un logro de la sociedad vasca. una apuesta por un sistema sanitario público, universal y de calidad", recalcan fuentes de la Sanidad vasca.

6 millones de euros para el copago farmacéutico

Por otro lado, en la sesión semanal del Consejo de Gobierno, a iniciativa del consejero nacionalista, Jon Darpón, el Ejecutivo de Vitoria ha dado el visto bueno a una partida de seis millones de euros "con posibilidad de ser incrementada tras la próxima aprobación de los presupuestos de 2017"  para ayudas dirigida a facilitar que los pacientes se adhieran a los tratamientos médicos.

La Comunidad del País Vasco es por cuarto año seguidos la única Comunidad que ofrece estas aportaciones encaminadas a garantizar el cumplimiento de las terapias en los colectivos de pacientes en situación de mayor vulnerabilidad.

Según los datos facilitados por el Gobierno de Vitoria, durante este tiempo los pacientes beneficiados de los más de 205 dirigidos a paliar el copago han superado los 300.000.

De este modo, los pensionistas con ingresos inferiores a los 18.000 euros. personas en situación de desempleo sin prestación económica y los inmigrantes acogidos al Decreto 114/2012 podrán volver a solicitar las ayudas desde el próximo 1 de marzo.

El consejero de Sanidad vasco también ha explicado que ya se ha dado la orden para, en los próximos días, empezar a proceder a los pagos de las peticiones llevadas a cabo durante el segundos semestre del pasado año.

En este sentido, Darpón ha mostrado sus satisfacción por devolver, un año más, el dinero adelantado por los pacientes en enfermos y necesitados ya que "esta aportación les permitirá a continuar con sus tratamientos médicos", ha recalcado, al tiempo que ha subrayado que la equidad en la salud es para el Ejecutivo de Iñigo Urkullu "un principio irrenuncible", por lo que "seguirán trabajando para salvaguardar nuestro sistema sanitario y hacer de la salud un derecho de todas las personas", ha remachado.