El Sindicato Médico de Euskadi (SME) ha conseguido, con la presión que ha realizado en los últimos tiempos, que  Osakidetza haya sacado una nueva Instrucción de Autoconcertación para el personal médico de Emergencias.

Al Servicio Médico de Salud, como ha reconocido el sindicato, obligado también por las circunstancias de falta de personal, no le ha quedado más remedio que “dar su brazo a torcer, y, por fin sacar el disputado protocolo, que sin ser el 100% de lo que solicitábamos, supone un avance sustancial”.

Un avance, añaden, con respecto a la situación previa de la Emergencia, que ahora, queda equiparada a la Urgencia Hospitalaria. Desde el SME hacen especial hincapié al señalar que la estrategia que llevan a cabo “sin tanto bombo y platillo” como otras organizaciones,  es la de la discreción, aunque “coherente y contundente”.

De este modo están consiguiendo mejoras paulatinas, “pero significativas para el colectivo facultativo para el que trabajan”, señalan con satisfacción moderada.

Mesa sectorial

Desde la organización médica ven de forma positiva el gesto llevado a cabo por la administración sanitaria vasca, aunque sea de forma parcial y a destiempo. “Es todavía un pequeño paso hacia el camino de la negociación que reivindicamos, pero si Osakidetza demuestra un talante asequible no tendremos ningún inconveniente en retomar la asistencia a la Mesa Sectorial”.

Y es que la Dirección de RRHH se resistía ceder la petición tantas veces reivindicada por la centra, por eso decidieron no acudir a la última esa sectorial, “no tenía sentido para nosotros porque era meramente informativa y no íbamos a lograr mejoras para los profesionales”.

El SME consigue mejoras para los profesionales de Emergencias

El SME negocia con discreción las mejoras para los facultativos

Larga lucha

Como ya adelantó EL MEDICO INTERACTIVO, el SME lleva muchos años persiguiendo una homogeneización de los criterios económicos de las horas extras en aquellos servicios que realizan atención inicial a pacientes: AP, PAC, Urgencias y Emergencias.

Recientemente, el SME logró el pago de la Modalidad A también al personal del PAC, pero la la Dirección de RRHH, se negaba a aplicar el mismo criterio a Urgencias y Emergencias, alegando que PAC es Atención Primaria y Urgencias y Emergencias no lo son.

Y se negaba, a pesar de que, en su día, se sacó la Instrucción 5/2018  en la que se hacía referencia a ambos (PAC y Emergencias) y donde consta un pago por módulo de 12 horas de 400 euros en día laborable y 450 euros en fin de semana, noche o festivo.

Reunión bilateral

Por eso, en una Reunión Bilateral mantenida previamente a la Mesa Sectorial del día 28/07/22, el Sindicato Médico de Euskadi, dejó claro a Osakidetza que este tema era una línea roja.

Incluso, con el fin de facilitar la decisión a la Administración, mandó una hoja excel con datos concernientes a turnos extras cubiertos (separados por días laborables, noches y festivos) y pendientes de cubrir en Urgencias de distintos hospitales y Emergencias, así como una comparativa de la diferencia económica que supondría el pago tal y como lo planteaba el SME.

El Sindicato Médico reclamó una cuantía equiparable a la Modalidad A tanto para Urgencias como Emergencias. Tras varias conversaciones con la Dirección de Relaciones Laborales, nos confirmaron que sí, que se iba realizar una mejora al alza de la Autoconcertación en Emergencias, pero no para Urgencias ya que consideraban que la remuneración actual era adecuada.

Como Osakidetza no siempre ha cumplido su palabra ni lo acordado (Desarrollo Profesional, Concurso de Traslados… ) desde el SME “les exigimos que sacaran la nueva Instrucción de Autoconcertación de Emergencias, o en su defecto nos proporcionasen el borrador de la misma para poder corroborar que no había trampa ni cartón”, como condición sine qua non para contar con nuestra presencia en la Mesa Sectorial telemática del día 28/07/22.

De hecho, el SME, ante la demora de Osakidetza no asistió, pero se plantea retomar las negociaciones, si ven que Osakidetza tiene voluntad negociadora para solucionar los problemas de los facultativos vascos.