El Servicio Vasco de Salud/Osakidetza reconoce la necesidad de incluir en su plantilla más personal, principalmente en la Atención Primaria (AP). Su intención, tal y como ha reconocido el director general del ente, Juan Diego, es la creación de 83 nuevas plazas para este año. La Administración sanitaria ya había dado a conocer que iban a habilitar 40 para facultativo y personal de Enfermería, pero, visto el panorama, han decidido incrementar más de otras tantas para otros puestos que también precisan en los centros de salud, como son los de auxiliares administrativo, fisioterapeutas o personal de farmacia.

Según ha informado Diego, estos nuevos empleos se unen a los 46 ya creados a lo largo de 2019 para médicos de familia, pediatras y enfermeras. En esta línea, el dirigente sanitario ha recordado que el próximo mes de marzo se celebrará una OPE para otorgar 215 puestos de facultativos en situación estable en los centros de salud del País Vasco. El objetivo es que la convocatoria esté resuelta este mismo año con el fin de que los profesionales que han sacado la plaza puedan incorporarse en sus nuevos destinos antes del mes de diciembre.

Asimismo, para lograr garantizar el relevo general, también se ha incrementado el número de plazas MIR dirigidas a estas especialidades.  Para ello, se convocarán otras 109 plazas este año frente a las 91 del 2018.

Desde Osakidetza tienen muy claro que la AP es la puerta de entrada al sistema sanitario. De hecho, en 2019 absorbió una gran parte de las consultas que se llevaron a cabo en el Servicio Vasco de Salud. Como adelanta Diego, de las 16 millones de visitas médicas que realiza la población vasca, 11 fueron al médico de AP o al pediatra. En total, se atendieron 13.000 consultas al día más que el año pasado.

Conscientes de la importancia de incentivar a los profesionales de la AP, a lo largo de este año 2020 el Departamento de Salud, dirigido por la cardióloga Nekane Murga, dedicará más de 40 millones en la rehabilitación de los centros y la compra de equipamiento. “En total, duplicaremos la inversión”, señalan. Porque, tal y como señala Diego, uno de los retos principales a los que se tendrá que enfrentar la Sanidad vasca es al déficit de profesionales en AP; un tema que se incrementará en los próximos años con las jubilaciones masivas, aunque se mostró esperanzado, porque “Osakidetza está en esta ruta y tiene un plan”, sentenció.