El Servicio Vasco de Salud-Osakidetza modificará la vigilancia de la COVID para añadir otras infecciones respiratorias. Serán los médicos de Atención Primaria (AP) los que analizarán a lo largo del año la evolución del virus.

Una medida que desde distintos colectivos de Primaria y de las propias centrales está siendo muy cuestionada “porque repercutirá en mayor trabajo para la AP ya de por sí colapsada", han señalado a EL MÉDICO INTERACTIVO desde distintas asociaciones de facultativos  y  centrales sindicales.

Osakidetza desarrolla un nuevo sistema para detectar de forma precoz más virus y de este modo tener preparado todo el sistema para dar una respuesta rápida a un hipotético  incremento brusco de pacientes.

En esta nueva “fase de transición” de la pandemia en Euskadi, con esta estrategia los responsables sanitarios buscan contener el impacto de las infecciones respiratorias agudas y evitar una sobrecarga en el sistema, al tiempo que proteger a las personas más vulnerables.

“Red centinela”

Apoyándose en la “red centinela” usada hasta ahora para el seguimiento de la gripe estacional, Salud registra los casos de las personas que van a los ambulatorios con este tipo de dolencias, no solo las relacionadas con la COVID, sino también con los de la parainfluenza, los metaneumovirus, rinovirus o adenovirus.

Los responsable sanitarios creen  que con este nuevo protocolo tendrán la oportunidad de obtener datos más representativos sobre las características de las personas que sufren estas patologías y la circulación del agente infeccioso a la que está asociada esta actividad.

Según explican  será suficiente con que una persona que presente síntomas acuda a su médico de cabecera, el cual registrará el caso en el sistema informático sin la necesidad de la confirmación diagnóstica por parte de un laboratorio.

Toda esa información se pone de inmediato en conocimiento de Salud Pública para su análisis, con la cual podrá determinar la evolución de la transmisión de la enfermedad en cuestión y sus características.

Todo el año

Mientras que la ‘red centinela’ para el seguimiento de casos de la gripe estacional, que está activo solo en los meses fríos del año, el nuevo sistema permanecerá en vigor durante todo el año.

Con este protocolo se tomarán las decisiones oportunas para poder anticiparse y dar respuesta inmediata a las infecciones respiratorias agudas, como aumentar el número de camas hospitalarias en  unidades asistenciales si fuera preciso para pacientes con sintomatologías derivadas de problemas respiratorios.

Diagnósticos

Los responsables sanitarios  inciden al señalar que la crisis pandémica continúa y explican que lo que ha variado es la forma de vigilarla. Por ello, que "hay que  se centrarán solo en cuantificar la incidencia acumulada de casos en mayores de 60 años o más diagnosticados en 14 días".

También en la tasa de nuevas hospitalizaciones por 100.000 habitantes en siete días, la ocupación de camas hospitalizadas por casos COVID-19 y las nuevas hospitalizaciones en UCI por 100.000 habitantes a una semana vista.

Recomendaciones

Desde la Dirección de Salud Pública se indica que para el resto de la ciudadanía la infección por COVID es atendida por el médico o enfermera de Osakidetza con las recomendaciones habituales de un catarro.

Los pacientes que vayan a su médico con una sospecha de resfriado, en su ambulatorio se le sacará  una muestra que será enviada a la red de equipos centinela quienes serán los que les diagnosticarán lo que tienen.