Con más de 391 millones de casos, la EPOC es uno de los padecimientos pulmonares más frecuentes en el mundo. En México, la EPOC ocupó el décimo lugar entre las principales causas de muerte en 2021, con un total de 18 439 defunciones.

Impactos en la vida social y mental en pacientes con EPOC

“La disnea, que es la sensación de no poder respirar o de falta de aire, es uno de los síntomas que experimentan las personas con EPOC y que los puede llevar a dejar de hacer sus actividades cotidianas y al aislamiento social”. Así lo explicó la Dra. Bárbara Haro, gerente médica de la franquicia respiratoria de Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe.

En pacientes con EPOC, la presencia de cuadros de depresión oscila entre el 20 y 25 por ciento, dependiendo de la severidad del mismo. Sin embargo, este no es el único impacto psicosocial de la enfermedad.

De acuerdo con una encuesta global de mil 375 adultos con EPOC, en 11 países, los pacientes reportaron que los síntomas afectan su capacidad de completar tareas fuera del hogar, al mismo tiempo que les generan estrés, ansiedad e incertidumbre.

Jóvenes, los más afectados por la ansiedad generada por el EPOC

Este malestar está más presente en pacientes jóvenes (45 a 54 años), donde el 41 por ciento planifican su día basados en los períodos que presentan dificultad para respirar. Mientras que, en pacientes mayores de 65 años, esta consideración fue menor al 20 por ciento.

“Como profesionales de la salud, debemos de trabajar en que los pacientes logren un correcto apego al tratamiento”, explicó la Dra. Haro.

Tanto para quienes padecen EPOC como para sus cuidadores, es importante estar al tanto de comportamientos de alerta como un mayor aislamiento social. Los cuales puedan indicar ansiedad o depresión; así como tratar el padecimiento de una manera integral con seguimiento médico continuo y un riguroso apego al tratamiento.