“Los pacientes no-covid  están en un limbo”, subrayaron los expertos participantes en el Observatorio de la Asociación de Informadores de la Salud (ANIS), moderado por Xavier Granda, periodista especializado en salud.

En el encuentro, Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la SEOM, reconoció que durante los primeros meses de la pandemia se produjeron 21% menos casos de diagnósticos. “Esto significa que muchos de nuestros pacientes están en un limbo”.

“En los próximos años veremos que no hemos podido llegar a muchos de ellos; a pesar de la telemedicina, hay pacientes a los que no hemos podido acercarnos”, subrayó. A futuro abogó por medir los resultados de lo que hacemos “para analizar y corregir lo que está bien y, por el contrario, lo que hay dejar de utilizarlo”, sentenció.

María Isabel Portillo, especialista de medicina preventiva de Salud Pública y Sociedad Española de Epidemiología, reconoció la necesidad de recuperar de nuevo, “y con fuerza los cribados de patologías como el de colon y cérvix.

“Muchos profesionales de AP que nos derivaban los paciente estuvieron saturados por enfermos por la covid”, se lamenta. Tal y como nos reconocían, señala Portillo, no podían hacer tantas mamografías, colonoscopias como antes del felón virus, “entre otras cosas porque a la gente les daba miedo venir a lo centros de salud”, aseveró.

Sanidad “tocada”

Ángel Cerquier, presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), incidió en que el sistema sanitario estaba ya “tocado” antes de la pandemia por los recortes de los sucesivos. No solo en el área cardiovascular, sino en otras especialidades. “Cuando pase este tsunami habrá que revertir la situación sanitaria actual. Tendremos que debatir sobre qué Sanidad pública tenemos”, añadió.

La doctora María Isabel Portillo, médico de familia preventiva y de Salud Pública y de la Sociedad Española de Epidemiología (SEP), reflexionó sobre la idea de que “teníamos el mejor sistema sanitario del mundo”. Pero, de repente, llegó un magistrado denostándola, no solo a ellos, sino “también a los médicos de familia, subrayando que con un cursillo ya eran epidemiólogos. Fue lamentable”, aseveró.

Según reconoció Portillo, “los especialistas se van de España porque no se les ofrece oportunidades de investigación, salarios adecuados a su cualificación; por eso otros países tienen los mejores que hemos formado nosotros”. reseñó.

Menos medios

En el encuentro de la ANIS también se dio voz a las cuidadoras de pacientes crónicos que expusieron su dura situación durante la pandemia. En concreto, Isabel Ruig habló sobre su experiencia como cuidadora de un paciente de ELA. Fue muy crítica en su exposición. “Ahora tenemos menos medios para atender a nuestros pacientes, a nuestros seres queridos”. “Lo grave de esta situación, es que toda la carga de cuidados recae sobre los familiares. Y una sociedad enferma, no progresa”, sentenció Ruig.

También participó en el evento de la ANIS, Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, visiblemente molesta por la situación sanitaria por la que estamos atravesando. “No quiero ser pesimista, pero la pandemia nos ha dejado con el ‘culo al aire’; no podemos permitir que los pacientes de cáncer tengamos menor calidad de vida que antes de la llegada del virus”.

Además, la pandemia, en coincidencia con los participantes del encuentro, señaló Barragán, ha evidenciado la necesidad de apostar por la parte sociosanitaria. “Hay que integrarla en salud”, sentenció.