En México, la diabetes se ha considerado como la segunda causa de muerte por causas de salud con un registro de 101.257 muertes, lo que representan un 14% de las muertes en hombres y mujeres, de acuerdo con los registros del Instituto Nacional Estadística y Geografía (INEGI) 2019. Sin dejar de mencionar que los casos nuevos siguen incrementándose, ya que hasta el segundo trimestre de 2020 se han registrado un total de 8,992 casos nuevos de la enfermedad, siendo los estados de Tabasco y Jalisco los que reportaron mayor prevalencia.

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, iniciativa, entre otras, creada por la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés), en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tiene como objetivo de enfatizar la importancia sobre la prevención, abordaje, y complicaciones de la enfermedad, AstraZeneca busca impulsar la iniciativa #MásQueGlucosa. Con ella, busca concientizar a la población sobre las complicaciones, como la Insuficiencia Cardíaca (IC) y la Enfermedad Renal Crónica (ERC), enfermedades que se encuentran estrechamente ligadas con la diabetes, donde el 75% de los pacientes con DM2 fallecen por enfermedades del corazón y un 50% experimentan problemas renales.

1 de 4 pacientes con diabetes logran objetivos farmacológicos

El Dr. Fernando Javier Lavalle González, expresidente de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología y adscrito al servicio de endocrinología del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”, señaló: “En el tratamiento de la diabetes, controlar la glucosa es importante y mejora la esperanza de vida. Se estima que solo 1 de cada 4 personas que viven con diabetes en México logra objetivos de control glucémico a pesar de contar con múltiples terapias farmacológicas disponibles. Si incluimos otros parámetros de control en lípidos, triglicéridos y presión arterial, solo 2 de cada 100 pacientes con DM2 se encuentran con adecuado control integral”.

Diagnóstico oportuno

Por su parte, el Dr. José Antonio Magaña Serrano, cardiólogo con subespecialidad en insuficiencia cardiaca y representante de México ante el Consejo Interamericano de Falla Cardiaca de la Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAC), comentó: “Es necesario el diagnóstico y tratamiento oportuno de la DM2, ya que la mayoría de las complicaciones cardiovasculares se desarrollan mucho antes de la presentación de síntomas. La insuficiencia cardiaca es la primera manifestación de disfunción en el corazón que sufren los pacientes con diabetes, aun sin haber presentado un infarto previo”.

Como se ha definido en el manifiesto, la diabetes es un padecimiento que está estrechamente asociado a enfermedades cardiacas y renales. Se estima que cerca del 40% de los pacientes con insuficiencia cardiaca y más de la mitad de los pacientes con insuficiencia renal padecen diabetes.

Fármacos seguros para pacientes renales

Por su parte, el Dr. Jonathan Samuel Chávez Iñiguez, nefrólogo adscrito al Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” y miembro del Sistema Nacional de Investigadores detalló: “Un 40% de los pacientes con diabetes desarrollarán daño renal a lo largo de su enfermedad, por lo que es imperativo evaluar la función renal de todos los pacientes con diabetes, inclusive en los recién diagnosticados. El advenimiento de fármacos, como dapagliflozina, son una esperanza para mejorar no solo el control glucémico, sino que son seguros y eficaces en pacientes con enfermedad renal crónica leve y moderada”.

El doctor Alberto Hegewisch, director médico de AstraZeneca México, refirió que: “Tener el nivel de glucosa controlada es fundamental. Sin embargo, hay otros órganos que pueden afectarse simplemente por tener diabetes, ya que esta y las enfermedades cardiovasculares y renales están estrechamente ligadas unas a otras. Por ese motivo, a través de la iniciativa #MásQueGlucosa, buscamos impulsar una visión multidisciplinaria del tratamiento de la enfermedad, por lo que un diagnóstico temprano y un control integral ayudarán a prevenir complicaciones a futuro”.