En la 30º edición del evento anual de la Sociedad Europea de Respiratorio, que se ha convertido en un escaparate de excelencia en todo el campo de la medicina respiratoria, se presentan a la comunidad médica los datos científicos más recientes y los recursos formativos más innovadores para combatir a las enfermedades respiratorias. En esta ocasión, existe un protagonista indiscutible, como es la COVID-19, con decenas de presentaciones específicas sobre retos y avances en la lucha contra esta pandemia.

Bronquitis en la infancia

Con todo, también se mostrarán importantes progresos en el manejo de problemas clásicos de salud respiratoria. Entre estos estudios, destaca el trabajo que dará a conocer la Dra. Jennifer Perret, investigadora de la Unidad de Alergias y Salud Pulmonar de la Universidad de Melbourne (Victoria, Australia), un estudio que pone de relieve cómo las personas que tuvieron bronquitis al menos una vez antes de los siete años tienen más probabilidades de desarrollar problemas pulmonares en la edad adulta. Sin embargo, tal y como se ha demostrado, las enfermedades pulmonares que padecen de mayores suelen ser asma y neumonía en lugar de bronquitis crónica.

Los hallazgos provienen del Estudio de Salud Longitudinal de Tasmania, que siguió a 8.583 personas que nacieron en Tasmania en 1961 y comenzaron la escuela en 1968. En el momento de incluirlos en el estudio, los investigadores analizaron en los niños su función pulmonar y sus padres completaron un cuestionario sobre salud respiratoria. Tras un seguimiento promedio próximo a los 50 años, 3.609 participantes completaron otro cuestionario y, de ellos, 2.629 se sometieron a un examen clínico que incluyó una espirometría antes y después de usar un inhalador para aliviar el asma.

Hallazgos

Los investigadores muestran que existe una asociación entre sufrir bronquitis en la infancia y el riesgo de neumonía y asma en la edad media de la vida y que el riesgo de peor salud pulmonar en la mediana edad aumenta con la gravedad de la bronquitis infantil. Según concluyen, estos hallazgos pueden permitir a los médicos identificar a los pacientes que pueden necesitar un seguimiento más cuidadoso e intervenciones más tempranas para mantenerlos en buen estado de salud

Según la Dra. Perret, “nuestros hallazgos refuerzan la evidencia de que la enfermedad pulmonar del adulto puede originarse en la primera infancia y que la bronquitis infantil puede afectar negativamente la salud pulmonar en la mediana edad”.