Nerea Garay, Bilbao.- El sindicato CC.OO. del País Vasco considera que el esfuerzo económico y social que supone a los trabajadores sanitarios aprender euskera debe recaer en el Servicio Vasco de Salud (SVS)"Osakidetza.Los responsables de Salud de la organización sindical piensan que los ritmos deben ajustarse a las necesidades reales y éstas deberán ser pactadas con los sindicatos. "En ningún caso podrán verse afectados los derechos de los trabajadores, entre ellos el de movilidad y promoción interna. Asimismo deberá existir el perfil "O"", aseguran desde CC.OO.

En opinión de CC.OO. "existen numerosos acuerdos y pactos sobre diversas materias: movilidad, promociones internas, etc,… que no pueden ser menoscabados por la exigencia idiomática. Los trabajadores ya han superado los trámites legales para el acceso a su puesto de trabajo. No se pueden plantear exigencias adicionales posteriores que no sean puramente profesionales." .Por ello "continúan desde el sindicato" no entendemos la inexistencia del perfil O para aquellos profesionales cuya actividad dependa exclusivamente de su trabajo y conocimiento, no de su necesidad comunicativa (fontanero o cirujano plástico, por ejemplo).

Para la organización sindical, los tantos por ciento de bilingüismo serán finalmente los del propio Eustat (Instituto Vasco de Estadística) y la exención no puede significar penalización en la movilidad ni condena al puesto de trabajo que se detenta. "Todo plan idiomático " aseguran " tendrá especial cuidado en no entorpecer la calidad asistencial a los ciudadanos. Y se tendrá especial interés en la posible y deseable integración de profesionales de reconocido prestigio ajenos a la comunidad autónoma Y, por encima de todo, el planteamiento general de asignación de perfiles a los puestos de trabajo deberá ir en consonancia con una catalogación y valoración de los puestos, nunca antes ni aparte de ello, como definen las leyes que nos obligan", añaden desde CC.OO.

En cuanto a los derechos de los usuarios, CC.OO. apunta como evidente que la ciudadanía vasca tiene derecho a una interlocución bilingüe por parte de la Administración, la sanitaria incluida. Y por tanto, las prioridades planteadas en el borrador son aceptables. "El problema es el tiempo, a quien corresponde el esfuerzo y los modos de desarrollo. Aún así, pudiera ser " añaden " que la población se viera más reflejada en una política de desarrollo de nuevas prestaciones sanitarias por ejemplo, bucodentales que por una prestación comunicativa bilingüe que, a tenor de los tiempos, estaría cercana según nuestros dirigentes políticos y educativos. Los dineros son escasos y corresponde a la política su gestión".

CC.OO. piensa que lo razonable es que el esfuerzo euskaldunizador recaiga en quien lo genera, en este caso las Autoridades en general y Osakidetza en particular. Por tanto, no se puede pretender introducir una nueva exigencia a los trabajadores que ya superaron las pruebas oficiales para la consecución de su puesto de trabajo. Si esta exigencia es nueva deberá ser Osakidetza quien arbitre medios y modos para la euskaldunización de su personal", subrayan, al tiempo que critican la no implicación económica de Osakidetza sino obligaciones "nuevas" para los trabajadores.

Diferentes baremos para la valoración

Desde la organización sindical se refieren al baremo que se aplica a la población en general para definir "poblaciones euskaldunes". A la población pediátrica (menor de 14 años) se le supone el bilingüismo. Y a los trabajadores se les examina de ello. "No parece razonable tales diferencias de observación del nivel de euskera". Por otra parte, define servicio bilingüe aquel con un 80 por ciento de euskaldunización, sin reparar en su relación con el porcentaje de la población vascoparlante teórica, ni en la relación preexistente entre los profesionales y su cupo, ni en la especificidad de cada trabajo, etc. "Parece "concluyen desde CC.OO. del País Vasco " que quien dicta la norma no se la aplica a él. Así no se habla de que deban ser servicios bilingües el Consejo de Administración de Osakidetza, ni las direcciones de hospitales o áreas de Atención Primaria".