La oferta de plazas para Médicos Internos Residentes (MIR) en la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV) para 2016-2017 ha sido de 318 plazas, 41 menos de las que en teoría podían convocarse.

Las centrales sindicales y los propios alumnos de Medicina sostienen que esta decisión obedece a los recortes económicos que están afectado al sistema sanitario por la crisis económica.

Aunque no hay cifras oficiales sobre el ahorro que conlleva no sacar todas las plazas, colectivos médicos explican a EL MÉDICO INTERACTIVO que el salario neto anual de un residente de primer año en el País Vasco "la segunda Comunidad Autónoma de España que mejor pago a los MIR solo por detrás de Navarra"con guardia asciende a unos 25.000 euros.

Por lo que si esta cifra se multiplica por 41 vacantes, el presupuesto se acerca al millón de euros. Sin embargo, desde la Administración sanitaria vasca se niega que la reducción de plazas tenga una motivación económica. Según fuentes del Departamento de Salud, liderado por el nacionalista Jon Darpón, argumentan que en cada centro hospitalario existe un comité docente que es el encargado de analizar la situación de las especialidades, al tiempo que se cuenta también con un comité intercentros.

Las mismas fuentes indican que "a la hora de trasladar la oferta al Ministerio de Sanidad se tienen en cuenta dos aspectos. Por un lado, la necesidad de especialistas en función de los que ya están haciendo la residencia y la capacidad de preparación "ya que no se trata de sacar plazas sin más, sino de garantizar una formación óptima".

En la convocatoria 2016-2017, el País Vasco ha convocado el 88 por ciento de sus plazas, el porcentaje más alto de los últimos años. mientras que en 2015, fue del 76 por ciento y el 2014, el 69 por ciento.  Además, por especialidades los 91 puestos para cursar Medicina Familiar y Comunitaria se han puesto sobre la mesa.

El no sacar a concurso todas las plazas MIR para ahorrar no es solo una cuestión de Euskadi. Y es que según la convocatoria del BOE, la capacidad docente de los hospitales españoles es superior en cerca de 700 plazas que las CC.AA. se guardan a libre disposición.

22% del presupuesto de Salud para medicamentos

Por otro lado, la Comunidad Autónoma del País Vasco destina el 22 por ciento del presupuesto del Departamento de Salud en la adquisición de medicamentos oncológicos, antibióticos y fármacos diversos.

En esta línea, Euskadi dirige uno de cada cinco euros de salud a medicinas, en total 776 millones de euros. 494 millones se invertirán en las recetas que se dispensan en las farmacias y 282 millones a los tratamientos que se ofrecen en los centros hospitalarios vascos. Esto conlleva que se invertirá a lo largo de 2017 una media de 2,1 millones de euros al día en fármacos.

Como ya adelantó EL MÉDICO, Osakidetza finalizó 2016 con cerca de 37 millones de recetas y un gasto de 75,3 millones de farmacia comunitaria, que no incluye el desembolso hospitalario, lo que supone un repente destacado y preocupante del gasto sanitario.

En este sentido, desde la Administración sanitaria vasca se considera que hay que variar la óptica de gestión del fármaco. Según Iñaki Betolaza durante la presentación del libro El paciente, la innovación farmacéutica y la aplicación de los esquemas de pago por resultados, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. "Venimos de una gestión asociada al producto, al volumen, y tenemos que pasar a una gestión asociada al valor del producto". El responsable sanitario se refiere a la la idea de "dejar de ver el fármaco como un gasto y considerarlo como una inversión, demostrando qué resultados aporta a la salud de nuestros pacientes".