La pandemia facilitó la realización de estudios clínicos más eficientes y una optimización de procesos de investigación y desarrollo.

La pandemia dio a notar que el sector salud necesita ser más flexible para agilizar procesos regulatorios y con ello, innovar en tratamientos eficaces para pacientes.

Así lo considera el presidente de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica, A. C. (AMIIF) y COO de la farmacéutica mexicana Stendhal Pharma, Rodrigo Ruiz, quien resalta logros que se tuvieron en la pandemia.

En tan solo dos años, se aprobaron 36 vacunas contra la COVID-19, bajo distintas especificaciones sobre su uso, por al menos un país o agencia regulatoria.

Además de permitir el surgimiento de tratamientos para las secuelas causadas por el virus, lo cual demuestra que la pandemia avaló terapias innovadoras sean aceptadas en menor tiempo para ser utilizadas por mexicanos.

“La pandemia dio a notar que el sector necesitaba ser más flexible y agilizar los procesos regulatorios con el fin de poder innovar con tratamientos que sean de valor para los pacientes, de una forma eficaz”, afirma.

Añade que se pudo fortalecer la colaboración entre farmacéuticas, el gobierno y la sociedad, con estudios clínicos más eficientes, optimización de procesos de investigación y desarrollo para enfrentar la pandemia.

México con potencial para ser hub de investigación clínica

Uno de los principales temas de innovación a los que Rodrigo Ruiz hace referencia, es a “la polinización cruzada” y al poder transformador que esto podría tener en las tecnologías de la salud.

Es decir, en la importancia que tiene aprender de los demás, respecto a la tecnología y sus aplicaciones en otras industrias y sectores para adecuarlo a temas de salud.

“México tiene potencial para ser un hub de investigación clínica en Latinoamérica pero necesitamos un entendimiento común sobre esta oportunidad y sobre eso trabajamos todos los días”, asegura el experto.

Confía en que hay una urgente necesidad de impulsar la creatividad que aportan las nuevas generaciones al sector para que se generen cambios en beneficio de todos los pacientes en el país.

Después de la crisis que enfrentamos por la pandemia, añade, aprendimos el poder que tienen las alianzas. “Hemos constatado que el futuro de la atención médica radica en trabajar en el desarrollo de la tecnología”.

Alianzas estratégicas

A inicios de 2022, Rodrigo Ruiz dio a conocer que Stendhal Pharma firmará este año diversas alianzas con biofarmacéuticas internacionales.

Esto con el fin de poder ofrecer terapias innovadoras para pacientes mexicanos y de otros países de Centroamérica, El Caribe y Sudamérica, como con el laboratorio norteamericano Alnylam.

Con esta asociación, Stendhal comercializará la terapia de ARN Interferente (ARNi) de Alnylam, tecnología ganadora del premio Nobel en Medicina o Fisiología, para el tratamiento de enfermedades raras como: la amiloidosis hereditaria y la porfiria hepática aguda.

Uno de los principales objetivos de Stendhal es ofrecer medicamentos innovadores, buscando dar solución a problemas específicos que afectan la salud del ser humano.