Actualmente la Universidad Nacional Autónoma de México ha realizado diversas acciones por la igualdad de género en todas sus carreras, incluyendo a la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO), la más antigua formadora de profesionales de la Enfermería con una matricula aproximada de 5.000 alumnos por año.

Desde el 2019, con la gestión de la Mtra. Rosa Amarilis Zárate Grajales, se ha mantenido como eje rector la necesidad de actualizar a los docentes en temas de coyuntura y actualidad, capaces de enfrentar retos como el déficit del personal sanitario, sobre todo en la Enfermería.

La nueva normalidad ha obligado a los docentes y practicantes a pedir más información sobre el cuidado masculino y diversificar las fuentes de información y estructurar los procesos del cuidado, comentó en entrevista exclusiva para El Médico Interactivo México, la Dra. Rosa María Ostiguín Melendez, secretaria general de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) como Alma Mater.

¿Por qué los hombres se interesan poco en la carrera?

El curso Varones Cuidadores, Identidades Masculinas, impartido por el doctor en Sociología, Rabin Amadeo Martínez Hernández, también profesor de asignatura en la ENEO, es una de las muestras más contundentes en la presentación de los nuevos paradigmas que la nueva normalidad hizo desvelar después de años de trabajo.

De acuerdo con el doctor Martínez, la matrícula de la carrera de Enfermería cada vez es más grande en el género masculino, hoy 3 de 10 alumnos son hombres, derribando año con año el tabú que le permeaba de ser una carrera dedicada al género femenino. Gracias al apoyo que la Rectoría de la universidad ha ejercido, ha sido de mayor facilidad la incursión de este tipo de cursos.

En la ramificación del cuidado como una de las principales enseñanzas, se ha identificado la diferencia entre los cuidados de cada género, ya que el 90% de la literatura está basada en el manual del cuidado femenino, aquí es donde surge la necesidad de analizar el cuidado desde lo masculino ubicando la diferencia desde su estructura.

¿Por qué los casos masculinos se complicaban con mayor frecuencia?

Uno de los fenómenos que hemos identificado es la tardanza que tiene el varón para asistir a las instituciones de salud, esto no ocurre hasta el hombre deja de ser funcional y se ha observado que el cuidado de la salud se considera femenino, lo que se considera un estigma por mandatos de las masculinidades.

La propuesta del curso va en pro de desestructurar la visión del estereotipo en las diferentes profesiones y buscar el interés de los investigadores para promover el análisis de las masculinidades, ya que en México, la oferta al respecto es escasa considerando que algunos países europeos nos llevan hasta 50 años de ventaja.

El día 28 de junio comenzó este curso que en su primera etapa estaba pensado para un cupo de 20 lugares, sin embargo, la demanda fue tan impactante que será necesario repetirse a la brevedad con una matrícula más basta, por lo que se invita a estar pendientes de las próximas convocatorias a través de las redes sociales de la ENEO. El curso tendrá una duración de 3 semanas divididas en 4 unidades temáticas que analizarán desde las teorías analíticas de género, el feminismo y sus principales exponentes para matizar la identidad masculina, el patriarcado y hasta la paternidad.

La Dra. Ostitiguín señaló que cursos como este deben ser un recordatorio de que la visión de género debe permear cada plan de estudios de la UNAM para mejora la respuesta práctica a los nuevos paradigmas de las carreras profesionales, sobre todo la de Enfermería.