La pandemia del COVID-19 afectó a los pacientes con mieloma múltiple, ya que tuvieron una escasez en los tratamientos y en los trasplantes de médula ósea.

Paulina Rosales, directora de la Asociación Pro Trasplante de Médula Ósea, llamada Unidos, calificó como “devastador” los efectos de la pandemia en este padecimiento.

Este 5 de septiembre se conmemoró el Día del Mieloma Múltiple, un tipo de cáncer de sangre que afecta a las células plasmáticas que se encuentran en la médula ósea.

El mieloma múltiple es considerado el segundo tipo de cáncer sanguíneo más frecuente en el mundo, después del linfoma no Hodgkin.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del total de enfermedades oncohematológicas, el mieloma múltiple representa entre el 4.2% y el 7.7% de los casos.

Además, Paulina Rosales explicó que en el mundo anualmente 98 mil 500 personas mueren a causa de esta patología.

Impactos mortales ante la pandemia

Durante lo más álgido de la pandemia, se tuvieron menos diagnósticos de mieloma múltiple, debido a una reducción del 15% en los tratamientos, dijo la experta.

Lo anterior provocó que el número de trasplantes de médula ósea se redujera de manera significativa y así fueron presentándose casos de mayor mortalidad.

La especialista estimó que al tener menos diagnósticos, la mortalidad de este tipo de cáncer se disparó al menos un 10%.

En tanto, el número de trasplantes de médula ósea también se vieron disminuidos, principalmente porque a los pacientes les daba miedo acudir al hospital en pandemia.

La jefa del Departamento de Hematología del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), Brenda Acosta, estimó que antes de la pandemia se realizaban en promedio 50 trasplantes, número que se redujo a 30.

Escasez de medicamentos

En tanto, Adrián Ceballos, hematólogo especialista en Trasplantes de la Clínica Mérida, señaló al desabasto de medicamentos como uno de los problemas.

Ceballos recuerda que durante la pandemia los médicos privados utilizaron terapias innovadoras para el cáncer, mismas que son costosas para los pacientes.

El especialista explica que al ser terapias costosas, muchos de los pacientes se quedaban sin tratamiento adecuado. Lo anterior eleva el riesgo de complicaciones o muerte.

Actualmente con una pandemia en declive, los especialistas concluyeron que la cultura de la detección oportuna es vital para salvar a pacientes con mieloma múltiple. Advirtieron que entre más tiempo pase, el cáncer se vuelve más agresivo y las probabilidades de superarlo se reducen.

El Instituto Nacional de Cancerología reporta que el 10% de los pacientes de mieloma fallece en los primeros tres meses del tratamiento.