De acuerdo con Globocan 2018, el cáncer renal se encuentra en el noveno lugar de nuevos casos. Registra más de 7,200 casos por año. Sin embargo, en el registro de mortalidad, tiene el tercer lugar solo después del cáncer de próstata y mama, respectivamente, presentando un registro de más de 6,800 muertes al año.

La doctora Nora Sobrevilla Moreno, oncóloga médica Adscrita al Servicio de Tumores Multitudinarios del Departamento de Oncología Médica en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan), en entrevista para El Médico Interativo México, indica que suele presentarse entre los 40 y 50 años de edad, además que se ha observado una mayor a aparición en hombres con una relación de 2:1.

Como en otros tipos de cáncer se presentan cuatro etapas, siendo la una y la dos las menos avanzadas y potencialmente curables hasta la tres por estar localizadas en el riñón. Sin embargo, la etapa cuatro representa una enfermedad con metástasis a distancia al ser la más avanzada. La opción quirúrgica factible mayormente hasta la etapa tres es la nefrectomía radical, que consiste en quitar el riñón completo.

Cuando los tumores son menores a 4 centímetros localizados en zonas específicas (un 20% de los casos), está la opción quirúrgica en la que solo se retira una parte del riñón. Esto permite conservar un porcentaje de la función de ese riñón. Esta opción también puede utilizarse en los casos de riñón poliquístico, explicó la especialita.

Síntomas y diagnóstico del cáncer renal

Este tipo de cáncer no tiene muchos síntomas. Cuando los síntomas se presentan, quiere decir que ya se tiene una etapa avanzada. Se podría decir que aproximadamente el 80% de los casos llega a diagnóstico con un tumor de más de 4 centímetros.

La mayor parte del tiempo el cáncer renal es encontrado de manera incidental por una dolencia diferente o un estudio de imagen no relacionado con los riñones, ya sea con una tomografía o con rayos x en un 25 a 40% de los casos. El porcentaje restante manifiesta síntomas que relacionamos como una triada clásica que incluye sangre en la orina, dolor en un costado. El más común es la sangre en la orina que puede observarse hasta en el 50% de los casos.

La supervivencia depende directamente de la etapa en la que se diagnostique el tumor. En la etapa uno, podemos hablar que el 80% de los pacientes tratados estarán vivos en un lapso de 5 años. En la etapa dos, la supervivencia es de un 70-75%.

Tratamiento

El tratamiento coadyuvante reduce el riesgo de que la enfermedad regrese. El más reciente tratamiento aprobado en México contra el cáncer renal es la inmunoterapia combinada. Presenta una mediana de sobrevida de 47 meses en comparación con los anteriores que registran una sobrevida de solo 26.6 meses.

Es un medicamento intravenoso que produce un síndrome de linfocitos exhausto que no es capaz de atacar al tumor. Esta terapia consiste en que la célula tumoral active las defensas de los linfocitos y la ataquen. Estas defensas crean una memoria que hace recordar a la célula tumoral y la atacan cada vez que se identifica.

La innovación en cáncer hoy permite separar la idea de cáncer y muerte. Ahora hay muchos medicamentos que nos pueden permitir vivir más y con buena calidad de vida.