La Comunidad de Madrid y el comité de huelga en Atención Primaria finalizan su tercer encuentro sin acuerdo por lo que se mantienen los paros indefinidos de los casi 4.240 médicos y 720 pediatras de la región. Desde el sindicato convocante, Amyts, reclaman un interlocutor "con capacidad de resolución" ante una Consejería de Sanidad que califican de ‘intervenida’.

Tras una reunión de seis horas, ambas partes hablaron de "avances importantes" que parecían apuntar a un acuerdo inminente. El tono se enfrió, en cualquier caso, tras pedir opinión a los trabajadores afectados que, tras ser consultados por Amyts, han subrayado que la propuesta de la Consejería no era suficiente.

Así ha terminado la reunión, sin acuerdo y sin fecha para retomar los contactos tras tres días de huelga y el reciente cierre del acuerdo que permitió la desconvocatoria de los paros de médicos en urgencias extrahospitalarias..

El comité de huelga ha reclamado un interlocutor con capacidad de resolución después de que en esta nueva reunión no hayan acudido ni la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ni el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ni el titular de la cartera de Economía, Javier Fernández-Lasquetty.

No les vale un parche

A los médicos y pediatras "les ha costado muchos decir ¡basta ya! y no se van a conformar con un parche", explica la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, que asegura que no quieren "otro cierre en falso" en Atención Primaria.

La representante sindical ha recalcado que los profesionales "necesitan que alguien les de la seguridad de que esto va a ser el principio de la mejora de la Atención Primaria". En este sentido, ha indicado que desde la primera reunión con la Consejería ya se le recordó "los incumplimientos que arrastra la Comunidad de Madrid con la Atención Primaria".

"Los profesionales quieren dar una atención de calidad que no se les está permitiendo ofrecer. Seguimos quebrándoles y esto necesita que alguien venga a solucionarlo", ha lamentado.

Exceso de pacientes

El principal escollo en la negociación, en cualquier caso, se centra en el exceso de pacientes en las agendas de los profesionales. En este sentido, el comité de huelga reclama un máximo de 31 pacientes por consulta de Medicina Familiar y Comunitaria, con el objetivo de dedicar un mínimo de 10 minutos por paciente, y 21 pacientes para Pediatría, para un mínimo de 15 minutos por niño, mientras que la última propuesta de la Consejería pasa por 24 pacientes en el caso de los pediatras (20+4 de casos no demorables) para 15 minutos por cada niño y 34 en el de los médicos (30+4 citas para casos no demorables) con atención de 10 minutos.

"A nosotros nos gustaría que fueran 31 y 21 pero no vamos a discutir si llegamos a un acuerdo de 24 y 34, ese no sería el problema. El problema sería la gestión de todo lo que quede por encima de ese número de pacientes, es decir, ¿quién ve al paciente 25, 26 … y hasta el 60 o 70 que a veces se tienen en consulta?", ha explicado la secretaria general de Amyts.

En esta línea, la portavoz del comité de huelga ha incidido en que se trata de una cuestión que crea mucha "incertidumbre" a los profesionales y quieren saber "cómo se organiza", una cuestión que, en cualquier caso, podría "arreglarse", dice.

Otros flecos por cerrar

El otro escollo pendiente, ha explicado, se remonta al acuerdo de huelga firmado en septiembre de 2020 con unos compromisos "que se han incumplido", con mejoras retributivas, contratación de médicos para disminuir la carga asistencial o reducir las tareas burocráticas. "Los profesionales quieren que se cumplan. Me parece algo tan razonable que es muy difícil no defenderlo y eso implica dinero", ha recalcado.

Desde el Gobierno regional, por su parte, aseguran no entender que, tras los preacuerdos del día previo, se exija ahora una subida salarial de 470 euros al mes solo para los facultativos de Atención Primaria y "sin tener en cuenta ningún otro escalón asistencial".

En este sentido, el Ejecutivo autonómico ha puesto encima de la mesa medidas de flexibilidad en los turnos de tarde e incentivos de 200 euros cuando se supere la agenda de pacientes y se hagan horas por absorción de exceso de demanda (4 horas de media a valor de 50 euros la hora), así como de 369 euros mensuales para las plazas de difícil cobertura en turno de tarde que no se hayan podido cubrir en los últimos tres meses, han indicado fuentes del Gobierno regional.