¿Qué es la artrosis?

La OAFI define artrosis como enfermedad articular degenerativa que afecta tanto al cartílago como al hueso y tejidos blandos de la articulación.

La artrosis forma parte de las enfermedades reumáticas y, dentro de esta clasificación, es un tipo de artritis.

Puede darse en cadera, rodillas, manos, pies y columna vertebral, siendo las tres primeras las más frecuentes.

Sinónimos

La artrosis es también conocida como osteoartrosis u osteoartritis (OA).

Etiología

La causa última de la artrosis es desconocida. No obstante, existen factores que se relacionan de manera directa con el deterioro progresivo de la articulación. Estos factores son el desgaste producido por la edad, la obesidad, lesiones o uso excesivo provocado por movimientos repetitivos, genética y otras enfermedades que alteren las articulaciones, como por ejemplo la artritis.

Síntomas

El dolor es el principal síntoma de la artrosis. Con la evolución de la enfermedad pueden producirse deformación y alteración en la alineación de las articulaciones.

Aproximadamente un tercio de los pacientes presenta episodios de inflamación y cúmulo de líquido sinovial dentro de la articulación (derrame articular), especialmente en la rodilla.

En casos avanzados se produce atrofia de los músculos contiguos. Los grados de deformidad articulación pueden ser de distintos grados, con limitación de la movilidad y pérdida progresiva de la función de la articulación.

Imagen

Diagnóstico

La historia clínica y la exploración física sirven para detectar presencia de dolor e inflamación. En fases avanzadas la articulación está deformada y presenta crepitaciones cuando se moviliza.

Realizar una analítica de sangre puede ser de utilidad para excluir otros procesos reumáticos.

Es imprescindible la realización de una radiografía para confirmar el diagnóstico.

En ocasiones pueden realizarse pruebas complementarias como la ecografía o la resonancia magnética para descartar otras causas de afectación de la articulación, como artritis o infecciones.

Tratamiento

Educación sanitaria

La medida más eficaz es la prevención, corrigiendo aquellos factores de riesgo que pueden acelerar la artrosis: evitar el sobrepeso, no realizar movimientos repetitivos que comprometan las articulaciones afectadas, tener una correcta higiene postural y realizar ejercicio.

Tratamiento farmacológico

Los analgésicos se prescriben para reducir el dolor y mejorar la rigidez de la articulación. Muchos pacientes son tratados con antiinflamatorios (AINE) en caso de dolor agudo. Si el paciente no responde se emplean opiáceos.

En los últimos años se han comercializado los condroprotectores para aliviar el dolor.

Finalmente, existe la terapia interarticular o infiltraciones. En la mayoría de ocasiones se infiltran glucocorticoides, derivados de la cortisona, y más recientemente se está utilizando también el ácido hialurónico.

Tratamiento quirúrgico

En fases iniciales la cirugía puede ayudar a corregir la orientación de la articulación con cortes en el hueso (osteotomía) o remodelación articular (artroscopia).

En casos más avanzados la cirugía más efectiva es implantar una prótesis en la articulación.

Estadísticas

A nivel mundial, se calcula que 500 millones de personas tienen artrosis y en España la cifra se sitúa en los 7 millones de pacientes. Además, es la primera causa de incapacidad permanente y la tercera de incapacidad laboral temporal, según los datos de OAFI.

Actualmente, la artrosis supone un coste medio anual de 4.738 millones de euros para el Sistema Sanitario español (centrándonos únicamente en artrosis de rodilla y cadera) y, a pesar de su prevalencia, sigue siendo una enfermedad desconocida para la mayoría de la población.

Otras preguntas de los usuarios

  • ¿Qué es lo que causa la artrosis?
  • ¿Qué se puede hacer para combatirla?
  • ¿Cuáles son los síntomas principales?


Ver también…


Bibliografía