¿Qué es la hepatitis infantil?

La hepatitis infantil es la inflamación del hígado. Acostumbra a ser provocada por un virus. Las cinco cepas principales del virus de la hepatitis son las de los tipos A, B, C, D y E. Pueden ser agudas o crónicas.

Sinónimos

La palabra "hepatitis" está formada por la raíz griega "hepar", que quiere decir "hígado", e "itis", que significa "inflamación". Se denomina hepatitis viral o hepatitis vírica.

Etiología

Con gran diferencia, la causa más frecuente de las hepatitis infantiles es infecciosa, provocada generalmente por virus. Los más característicos de hepatitis son los llamados virus A, B y C.

La hepatitis A ha sido durante años la más frecuente en niños y adolescentes en España. se transmite por vía fecal-oral.

La B es fundamentalmente una enfermedad de transmisión sexual, aunque puede transmitirse también de madre a hijo durante el embarazo o el parto y también por contacto sangre-sangre.

La C se transmite por contacto sangre-sangre y raramente por vía sexual o por transmisión de madre al feto.

La hepatitis D se transmite a través de la sangre y sólo afecta a los niños que ya sufren hepatitis por virus B.

La hepatitis E se contagia por vía fecal-oral, igual que la A.

Síntomas

Se puede pasar la infección por hepatitis A sin dar ninguna señal. Cuando se producen síntomas provoca ictericia, deposiciones pálidas, dolor de vientre en la zona del hígado y fiebre. Salvo algunos casos poco comunes, se cura completamente y no deja secuelas.

Los síntomas que produce la hepatitis B suelen ser menos evidentes que los de la enfermedad provocada por el virus A, pasando a veces desapercibida. Sin embargo, el virus B tiene tendencia a permanecer en el organismo, pudiendo ocasionar alteraciones del hígado persistentes (hepatitis crónica) y favoreciendo la aparición de cáncer de hígado.

La hepatitis C se suele hacer crónica, con brotes o reactivaciones sucesivas.

Imagen

hepatitis agudas en niños

Diagnóstico

La detección de los virus de la hepatitis se realizan a través de un análisis de sangre. La presencia del virus se confirma con una PCR.

Otra prueba diagnóstica es la medición de fibrosis hepática mediante biopsia hepática o Elastografía de transición (ET).

El médico también puede solicitar ecografía abdominal y endoscopia digestiva.

Tratamiento de la hepatitis infantil

No hay un tratamiento farmacológico para la hepatitis A. El sistema inmunitario combatirá el virus. Es importante descansar y mantenerse hidratado. Es importante no administrar analgésicos ni antipiréticos porque pueden ser tóxicos para el hígado.

La hepatitis B aguda no requiere ningún tratamiento especial. El sistema inmunitario combate la enfermedad. Si no se presentan signos de infección después de seis meses, el paciente pediátrico se ha recuperado por completo. Si el virus está presente, el niño o niña puede transmitirlo a otros. La hepatitis B crónica requiere tratamiento. El objetivo es aliviar los síntomas, evitar la propagación de la enfermedad y prevenirla. Es necesario el descanso, beber muchos líquidos y comer alimentos saludables. También pueden aconsejarse medicamentos antivirales.

La hepatitis C aguda no requiere tratamiento especial. Sin embargo, el niño o niña puede contagiar. La hepatitis C crónica requiere de tratamiento. El objetivo es prevenir las complicaciones. Si después de seis meses no se presentan signos de infección, el paciente se ha recuperado. Si desarrolla hepatitis C crónica, esta puede causar enfermedad hepática más adelante. Pueden recomendarse antivirales para la enfermedad crónica.

El tratamiento de estas patologías es complejo y controvertido, siendo la indicación de tratar uno de los puntos más conflictivos. Aunque existen múltiples medicamentos para el tratamiento de la hepatitis B y C, no todos los estudios en población pediátrica aportan datos concluyentes.

Vacunas

Desde el Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría recuerdan que la mejor forma de prevenir la hepatitis, además del control sanitario y la higiene, es la vacunación, especialmente en el caso de la hepatitis B.

Existe otra medida de control implantada en España que es realizar análisis en el embarazo para detectar a las madres portadoras del virus B y reforzar el tratamiento preventivo del recién nacido, administrándole gammaglobulina específica, además de la vacuna al nacer.

Para la hepatitis A existe una vacuna eficaz comercializada en nuestro país, pero solo se indica en casos especiales, como contactos domiciliarios de enfermos; enfermos crónicos del hígado, varones homosexuales o viajeros a zonas endémicas; si bien Cataluña, Ceuta y Melilla, como excepción, se administra de forma rutinaria en la infancia.

En el caso de la hepatitis C no existe por el momento vacuna eficaz.

Estadísticas

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada 30 segundos fallece una persona por síntomas relacionados con las hepatitis víricas, incluso durante la actual crisis causada por la Covid-19.

Otras preguntas de los usuarios

  • ¿Qué síntomas tiene la hepatitis infantil?
  • Qué provoca el hepatitis infantil?


Ver también…

  • Hepatitis Autoinmune


Bibliografía

HealthyChildren.org. Problemas de salud. Afecciones médicas. Abdominal. ¿Cómo contraen la hepatitis los niños?

Asociación Española de Pediatría. Nota de prensa. 28 de julio de 2021. La Asociación Española de Pediatría recuerda la importancia de la vacunación frente a enfermedades infecciosas prevenibles como las hepatitis A y B

Portal Clínic. Asistencia. Enfermedades. Hepatitis vírica. Tratamiento de las hepatitis víricas

Tratamiento de las hepatitis virales. Anales de Pediatría Continuada. Carro Rodríguez,Miguel Ángel. López-Manzanares,Javier Manzanares. DOI: 10.1016/S1696-2818(14)70210-0