¿Qué es?

La insuficiencia cardiaca es una situación en la que el corazón es incapaz de bombear sangre en cantidad suficiente para llevar riego a todos los órganos del cuerpo.

Sinónimos

La insuficiencia cardiaca también se conoce como fallo cardiaco.

Etiología

En los países occidentales las causas principales de la insuficiencia cardiaca son la hipertensión arterial y las enfermedades del corazón. Entre las enfermedades del corazón que provocan insuficiencia cardiaca se encuentran la cardiopatía isquémica, las miocardiopatías, las valvulopatías y las arritmias.

En los países en vías en desarrollo, causas infecciosas son las principales desencadenantes de la insuficiencia cardiaca.

Síntomas

Puede no presentar síntomas durante mucho tiempo (fase asintomática).

Cuando la manifestación es por falta de riego se traduce en cansancio, fatiga, falta de fuerza muscular, palidez…

Cuando sangre que no es capaz de bombear el corazón se va acumulando en ciertos órganos, dando lugar a encharcamiento del pulmón, cuyo síntoma es la sensación de ahogo. A veces puede aparecer tos seca motivada por la retención de líquido en los pulmones.

La reducción del flujo de sangre en el cerebro puede provocar sensación de mareo, confusión, mente en blanco y pérdidas de conciencia.

La insuficiencia puede provocar que el flujo de sangre a los riñones no sea suficiente y se produzca retención de líquidos por disminución de la orina. Esta hinchazón suele localizarse en las piernas, los tobillos y el abdomen.

Diagnóstico

Para el diagnóstico es clave la historia clínica del paciente. También se realizará una exploración física en pacientes con sospecha o diagnóstico de insuficiencia cardiaca.

Se llevarán a cabo, igualmente, pruebas complementarias básicas (analítica, biomarcadores, electrocardiograma, radiografía de tórax y ecocardiograma).

En algunos casos se pueden requerir pruebas complementarias adicionales como coronariografía, eco-stres, gammagrafía de stres, resonancia cardiaca, TAC multicorte, biopsia endomiocárdica.

Tratamiento

Tratamiento no farmacológico

El control de los hábitos de vida, sin excesos en la dieta y consumo de alcohol, es muy importante, ya que tienen influencia en la evolución de la insuficiencia cardiaca. Es importante tener un sueño regular y realizar actividad física para mejorar la calidad de vida.

Tratamiento farmacológico

La medicación es fundamental, la mayoría de los pacientes con insuficiencia cardiaca van a necesitar una combinación de fármacos. Estos fármacos tienen como objetivo prolongar la supervivencia, evitar los ingresos en el hospital y mejorar la calidad de vida.

Los diuréticos mejorar los síntomas congestivos y rebajan la hinchazón o la congestión pulmonar.

Los medicamentos vasodilatadores reducen la carga con la que trabaja el corazón, aumentan su rendimiento y rebajan la tensión arterial.

Los betabloqueantes disminuyen las pulsaciones y mejoran el pronóstico vital.

En otros casos es necesario implantar dispositivos. Si el paciente no mejora se puede plantear el trasplante.

Estadísticas

Tiene un gran impacto en número de personas que la padecen, entre un 1 y un 2% de la población. En España hablaríamos de medio millón de personas que tienen insuficiencia cardiaca. Es más frecuente en edad avanzada.

En torno a un 10% de las personas mayores de 75 años la padecen. Igualmente, es la primera causa de ingreso hospitalario en mayores de 65 años.

Un 15% de las personas con esta enfermdad pueden fallecer en el primer año. Y un 50% a los 5 años de seguimiento.

Otras preguntas de los usuarios

  • ¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia cardiaca?
  • ¿Qué causa una insuficiencia cardiaca?
  • ¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con esta enfermedad?
  • ¿Qué es la insuficiencia cardiaca?


Ver también…


Bibliografía

Fundación Española del Corazón. Pacientes. Enfermedades. Insuficiencia cardiaca

Xunta de Galicia. Manual de diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica. Área de Referencia Complexo Universitario de Santiago