Pediatría de Primaria aconseja coordinación entre colegios y centros de salud. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha elaborado una propuesta con recomendaciones para el regreso a la escuela presencial y para la coordinación entre los colegios y los centros de salud.

Los principales consejos son:

  1. Medidas de higiene.
  2. Distanciamiento y aislamiento.
  3. Refuerzo en Atención Primaria.
  4. Servicios de rastreo.

 

El Ministerio de Sanidad ha informado de que el porcentaje de contagios en niños, sobre el total de contagiados, inicialmente era inferior al 1%, pero ha ascendido a un 10% de los casos en agosto, en menores de 15 años. “Los datos son cambiantes y podemos pensar que cualquier niño puede ser fuente de contagio”, han comentado desde la AEPap.

Pedro Gorrotxategi, vicepresidente de esta sociedad científica, ha explicado que los síntomas más frecuentes en los jóvenes son la tos, el dolor de garganta, la diarrea o la fiebre. “Es difícil diferenciarlo de otras enfermedades víricas del otoño-invierno como infecciones por rinovirus, bronquiolitis o gripe”, ha añadido.

En cuanto a los niños como foco de transmisión de la enfermedad, “cuando son sintomáticos, excretan el virus en cantidades similares a los adultos y pueden infectar a otros de manera similar a los adultos. Se desconoce la capacidad infecciosa de los niños asintomáticos”, ha indicado.

Recomendaciones de Pediatría de Primaria

Pese a los riesgos, AEPap considera importante la vuelta a las aulas presencial, para favorecer el aprendizaje, el desarrollo emocional y las relaciones sociales de los niños. Gorrotxategi ha indicado que “las recomendaciones para la vuelta al cole fundamentales pasan por las medidas de distanciamiento físico e higiene adecuadas”.

  1. Distanciamiento físico: el profesorado debería utilizar siempre mascarilla y, el alumnado, si no se puede mantener la distancia de seguridad.
  2. Grupos más reducidos y, en niños pequeños, “grupos burbuja”.
  3. Medidas de higiene: ventilar las aulas entre clase y clase, higiene de manos entre clases y al volver del recreo, disponibilidad de hidrogel y mascarillas y desinfección de aulas al finalizar la jornada.
  4. Adultos acompañantes: si es posible, debería ser siempre la misma persona la que acompañe al niño en la entrada y salida del colegio.
  5. Comedor: mantener grupos fijos en cada mesa y extremar la vigilancia para evitar que se compartan alimentos y utensilios.

 

Coordinación entre colegios y centros de salud

Para Pedro Gorrotxategi, es necesario que, “ante una enfermedad febril detectada en un colegio se aísle al niño en el colegio y se llame a su familia”. En el centro de salud se verá si procede hacer una PCR o explorar al niño, y se indicará a la familia el momento y lugar para llevarlo a cabo. Además, AEPap propone otras medidas:

  1. No acudir con fiebre o tos al colegio, con independencia de su causa.
  2. Cuarentenas de todo el grupo y PCR si un alumno o profesor es positivo. Incluso en el caso de que todos dieran negativo, deberán quedarse en casa 14 días. Si hay dos casos positivos en dos clases diferentes del mismo centro, las autoridades sanitarias podrían ordenar el cierre del centro para cumplir el aislamiento preceptivo. Este sistema se maneja ya en Cataluña.
  3. PCR en 24 horas: la agilidad en las pruebas podría evitar aislamientos y bajas laborales de los padres.
  4. Refuerzo en Atención Primaria.

 

Gorrotxategi se ha referido a la necesidad de mejorar “el déficit crónico en Atención Primaria”. “No ha habido ningún refuerzo, como habían prometido los Departamentos de Salud. En esta situación precaria hay que atender a un número progresivo de contagios, lo que está superando la capacidad de resolución de la pediatría de AP”.

Asimismo, la AEPap ha pedido reforzar las funciones de los rastreadores y agilizar los medios diagnósticos.