Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE a revalidar el cargo, ha defendido la Sanidad pública en su discurso del debate de investidura y ha anunciado su intención de aumentar hasta el 7% la inversión en Sanidad en 2023. Durante su intervención, Sánchez ha hablado de “garantizar la Sanidad universal”, y ha comentado que la coalición progresista de Gobierno formada por PSOE y Unidas Podemos pretende “liderar la defensa de los servicios públicos” y avanzar en el blindaje de nuestro modelo público con “la apuesta clara y decidida” por gestión pública directa.

Asimismo, es su intención recortar las “desigualdades lacerantes” que sufre una parte de la sociedad. En concreto, ha indicado que doce millones de personas están en riesgo de exclusión social y viven en la precariedad, unos problemas que afectan de forma especial a los jóvenes, las mujeres y los niños.

Entre otras propuestas, Pedro Sánchez también ha comentado su intención de eliminar de forma progresiva los copagos. Asimismo, pretende incorporar “de forma progresiva” la salud bucodental a las prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Propuesta para 2023

Según el presidente en funciones, “España debe alcanzar una inversión sanitaria equiparable a la media de los estados de la zona euro”, por lo que ha propuesto esa subida para alcanzar el 7% del PIB en la próxima legislatura. En concreto, se ha referido al punto ocho de su programa de diez capítulos en el que se aborda la protección y la ampliación de los derechos sociales, y destinado a “la consolidación de los derechos sociales, la defensa de lo público, la Educación, la Sanidad, la Dependencia y los servicios sociales”.

Respecto a la eliminación progresiva de los copagos, ha puntualizado que comenzará “por los pensionistas y hogares en riesgo de vulnerabilidad”. Además, ha mencionado la necesidad de avanzar en el diseño del marco estratégico de actualización de la Atención Primaria, el desarrollo del sistema de atención temprana, la integración de las necesidades de las enfermedades raras en la planificación global de la cobertura sanitaria y la revisión de la estrategia de salud mental.

Pablo Casado, durante su intervención.Réplica del PP

En su momento de réplica, el resto de partidos parlamentarios han centrado su intervención en el conflicto catalán y los acuerdos a los que el Partido Socialista ha tenido que llegar con otras formaciones políticas. Pablo Casado, presidente del Partido Popular, ha confirmado que esta formación votará ‘No’ a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno: “Pacta usted con los que nos empobrecerán y con quienes le llevan al Gobierno de España. Hoy sella un pacto para terminar con cuatro décadas de libertad y de progreso. No merece la confianza de ningún demócrata y tampoco la de mi grupo parlamentario”.

Por su parte, Teodoro García Egea, portavoz del Partido Popular, ha criticado que el discurso del candidato socialista no estuviera orientado a mejorar la vida de los españoles sino a “no molestar a sus principales socios”. En su opinión, “el verdadero enemigo en materia económica de Pedro Sánchez son las reformas del PP, que trajeron prosperidad a España, como la reforma laboral”.