Actualmente, alrededor de un millón de pacientes crónicos en España necesitan anualmente ser tratados con Terapias Respiratorias Domiciliarias (TRD). Dichas terapias ayudan a mejorar su salud y su calidad de vida. En los últimos años, el modelo de prestación de este tipo de tratamientos ha evolucionado notablemente. Se han integrado profesionales sanitarios y no sanitarios especializados, además de incorporar nuevos canales de atención asistenciales. Sin embargo, hay áreas de mejora que permitirían optimizar los resultados en salud y la eficiencia.

Para analizar en profundidad las claves para evolucionar el vigente modelo, la Federación Española de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha impulsado la realización del informe “Terapias Respiratorias Domiciliarias Personalizadas: Calidad Asistencial, Eficiencia y Resultados en Salud”. El documento cuenta con el aval científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y ha sido elaborado por la consultora EY (Ernst & Young).

Análisis de la situación

Según Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, “con este informe nuestro objetivo ha sido realizar un análisis exhaustivo que nos ayudase a entender de qué manera avanzar hacia un nuevo modelo asistencial de prestación de las TRDs en nuestro país basado en la personalización del tratamiento y en la mejora de los resultados en salud”.

Además de analizar la situación existente de las terapias respiratorias domiciliarias en nuestro país y en otros sistemas sanitarios modernos, desde la consultora indican que, al mismo tiempo, han escuchado a los pacientes que las reciben. También a los profesionales prescriptores, en su búsqueda permanente de la mejor opción basada en experiencia y evidencia científica; y a las empresas que prestan estos servicios.

Un proceso asistencial integral personalizado más centrado en el paciente

El informe aborda la importancia de una adecuada segmentación de los pacientes, según su grado de complejidad asistencial y apoyándose en los distintos canales asistenciales existentes.

El segundo aspecto que el informe señala como esencial es el impulso de los resultados en salud. El uso e integración de los datos permiten incrementar la calidad de la asistencia, así como optimizar los recursos sanitarios.

La tercera recomendación del estudio ahonda en la necesidad de impulsar modelos en los que se otorgue un mayor peso a los criterios de calidad asistencial.

Por último, el cuarto aspecto sugiere alinear la financiación de las TRDs a la evolución real de los nuevos pacientes que requieren anualmente este tipo de terapias.

Beneficios del nuevo modelo asistencial

Los beneficios de las TRDs revierten tanto en las personas que padecen patologías respiratorias y sus cuidadores, como en la Administración y en los profesionales sanitarios. Respecto a los pacientes y su entorno, las TRDs apoyadas en varios canales asistenciales aportan más calidad de vida. Existe mayor control de la enfermedad y la prevención de comorbilidades asociadas. Asimismo, posibilita el automanejo de la enfermedad, o el aumento del compromiso, la adherencia y la satisfacción con el tratamiento.