Nuevos datos de un estudio presentado en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) demuestran una proporción significativamente mayor de pacientes que alcanzaron el objetivo de control glucémico (HbA1c menor de 7 por ciento) cuando se les administró Victoza (liraglutida) de forma temprana a pacientes con diabetes tipo 2 que no habían recibido ningún tratamiento anteriormente ni antidiabéticos orales alguno. Otro estudio presentado en este Congreso Internacional, demuestra que los pacientes que cambiaron de una terapia oral al tratamiento con la terapia subcutánea diaria Victoza mostraron un incremento en la satisfacción total con el tratamiento.

Así y según se informa en un comunicado, los datos demuestran que Victoza administrado de forma temprana para el tratamiento de la diabetes tipo 2 mejora de forma positiva el control glucémico.

En un subgrupo de pacientes (n=4626), del análisis de 26 semanas de duración la administración de Victoza a pacientes que no habían recibido ningún tratamiento antes o sólo habían recibido un antidiabético oral conllevó una mayor eficacia en el control glucémico que en aquellos pacientes que habían recibido dos o más antidiabéticos orales. Los resultados demostraron que el 72 por ciento de los pacientes tratados de forma temprana con Victoza 1.8 mg alcanzaron el objetivo de control de la EASD (HbA1c menor de 7 por ciento) comparados con aquellos tratados de forma tardía.

Los datos que se desprenden de este estudio también sugieren que el uso temprano de Victoza proporciona un mayor beneficio clínico y una mejora potencial en la función de la célula beta, comparado con aquellos que recibieron este tratamiento en un estadio más avanzado de la enfermedad.

"Estos resultados son muy gratificantes puesto que demuestran que Victoza puede utilizarse en todas las fases del proceso de la enfermedad. En particular, los pacientes que lo recibieron de forma temprana sin haber recibido tratamiento previo o un sólo antidiabético oral demostraron una mayor mejoría de la función de la célula beta y más pacientes alcanzaron el objetivo de control glucémico," ha explicado el profesor David Matthews, de la Universidad de Oxford e investigador del estudio.

Por otro lado, y según se informe en el mismo comunicado, el cambio de una terapia oral a la terapia subcutánea con Victoza (ambas combinadas con metformina) resulta en una reducción significativamente mayor de los niveles de HbA1c y de peso y también incrementa la satisfacción total con el tratamiento. La satisfacción con el tratamiento se evaluó utilizando el Diabetes Treatment Satisfaction Questionnaire (DTSQ) en las semanas 52 y 78 para medir el impacto de cambiar de una terapia oral a una inyectable.

Los pacientes que cambiaron a Victoza mostraron un incremento en la satisfacción total con el tratamiento que fue conducido por pacientes que respondieron que ellos ‘recomendarían’ y ‘continuarían’ su tratamiento con este medicamento. La terapia con Victoza fue calificada por los pacientes como igual de conveniente y flexible que con la otra terapia.