La compañía Pfizer ha presentado varias novedades en la lucha contra la COVID-19. Por una parte, ha avanzado que este marzo podría tener lista una vacuna adaptada a ómicron.  Por otra, la Agencia Europea del Medicamento (EMA), podría autorizar su antiviral en cuestión de semanas. En concreto, la propia Ema ha anunciado que ha comenzado a evaluar una solicitud de autorización de comercialización condicional contra la COVID-19 para el medicamento antiviral oral ‘Paxlovid’ (PF-07321332 y ritonavir).

La solicitud es para el tratamiento de la COVID-19 de leve a moderada en pacientes adultos y adolescentes (a partir de 12 años de edad y con un peso mínimo de 40 kg) que presentan un alto riesgo de progresión a COVID-19 grave.

‘Paxlovid’ es un medicamento antiviral oral que reduce la capacidad del SARS-CoV-2 (el virus que causa la COVID-19) de multiplicarse en el organismo.  La EMA evaluará los beneficios y los riesgos del mismo en un plazo reducido. Así, podría emitir un dictamen en cuestión de semanas. Todo ello dependiendo de “si los datos presentados son suficientemente sólidos y de si se necesita más información para respaldar la evaluación”.

Cabe recordar que Pedro Sánchez, avanzaba el pasado lunes que España comprará en enero 344.000 dosis de este antiviral que está fabricando Pfizer. Según destacaba el presidente del Gobierno este “reduce en un 88 por ciento la posibilidad de hospitalización de los enfermos vulnerables”.

Una vacuna adaptada a ómicron

Por otra parte, el CEO de la compañía, Albert Bourla, ha aportado más datos sobre la vacuna adaptada a ómicron. “Ya estamos empezando a fabricar algunas de estas unidades”. El máximo dirigente de Pfizer ha detallado que esta futura vacuna, que también se dirigiría a las otras variantes del virus que están circulando, es una petición de algunos países que “quieren que esté lista lo antes posible”.

Bourla ha reconocido que no está claro si será necesaria una cuarta dosis, pero ha anunciado que Pfizer realizará experimentos para determinar si es necesaria. Por su parte, el director general de Moderna, Stéphane Bancel, también ha recordado que su compañía está trabajando en una dosis de refuerzo que podría llegar en otoño y que entrará pronto en ensayos clínicos.