Pfizer y Biontech han anunciado este lunes que su vacuna contra el COVID-19 ha conseguido una efectividad de más del 90 por ciento. Estos datos suponen el éxito del primer análisis intermedio de su ensayo de fase 3.

Las pruebas han sido realizadas a un total de 43.538 participantes. En concreto, el análisis ha evaluado 94 casos confirmados de Covid-19 en participantes del ensayo.

Así, la candidata a vacuna basada en ARNm, BNT162b2 contra el SARS-COV-2 ha demostrado su eficacia contra el coronavirus en participantes sin evidencia previa de infección. Se trata del primer análisis de eficacia provisional realizado el 8 de noviembre.

Un análisis continuo de la efectividad

El presidente de Pfizer, Albert Bourla, ha explicado que continuarán recopilando más datos a medida que el ensayo continúe. Estos se registrarán en un análisis final planificado cuando se hayan acumulado un total de 164 casos confirmados de COVID-19.

Además de los criterios de valoración principales de eficacia que evalúan los casos confirmados de COVID-19 acumulados siete días después de la segunda dosis, el análisis final ahora incluirá, con la aprobación de la FDA, nuevos criterios de valoración secundarios. Estos evalúan la eficacia según los casos que se acumulan catorce días después de la segunda dosis también.

El ensayo clínico de fase 3 comenzó el 27 de julio. Ha inscrito a 43.538 participantes hasta la fecha, 38.955 de los cuales han recibido una segunda dosis de la vacuna candidata el 8 de noviembre de 2020. Aproximadamente el 42 por ciento de los participantes globales y el 30 por ciento de los participantes de Estados Unidos “tienen antecedentes raciales y étnicos”.

El objetivo de este análisis continuo de la efectividad pasa también por evaluar el potencial de la vacuna candidata para brindar protección contra el coronavirus en aquellos que han tenido una exposición previa. Todo ello además de la prevención de la vacuna contra la enfermedad.