La Fiscalía Superior de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) ha concluido que existen indicios suficientes de delito de “revelación de secretos” en las oposiciones del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza, por lo cual ha enviado las actuaciones al Juzgado para que se investiguen los hechos, según ELA, la organización sindical mayoritaria en el SVS, y uno de los sindicatos denunciantes de los hechos.

Por ello, las centrales sindicales, encabezadas por ELA, ESK, CC.OO… se han apresurado a demandar al lehendakari Urkullu que cese al consejero de Salud, Jon Darpón, ante el escándalo de la OPE, que tanto “malestar está generando, no solo entre los profesionales sanitarios del Servicio de Salud, sino también en la ciudadanía, que ve atónita que el enchufismo está a la orden del día en la empresa más grande de Euskadi”, han indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sanitarias.

La Fiscalía del Tribunal Superior, a raíz de las denuncias presentadas por varias centrales, inició el pasado 5 de julio diligencias a fin de averiguar si hubo irregularidades en los exámenes de 19 especialidades médicas de la OPE de Osakidetza.

A juicio de ELA, que el lunes hizo público parte del escrito de la Fiscalía, este indica a la Dirección de Osakidetza como la figura imprescindible para que se pudieran producir las irregularidades en la OPE.  Según el documento publicado por la central vasca, aunque la Dirección de Salud había encargado al IVAP la realización de los exámenes teóricos de las especialidades médicas, al final quien designaba a las personas que iban a elaborar las pruebas era la Dirección de Osakidetza, “la que proporcionó el listado de personas, una por especialidad médica”.

Altos responsables sanitarios

La Fiscalía ha llegado a la conclusión de que las personas que proporcionaron los exámenes eran altos cargos de Osakidetza. Entre ellos figuran el dimitido responsable de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto; el subdirector de Recursos Humanos, así como el director de Asistencia Sanitaria. Asimismo, la Fiscalía añade que el IVAP no sabía que esas personas estaban en el listado proporcionado, y que eran los encargados de elaborar las pruebas, fueran asimismo en ocasiones miembros de los tribunales de las pruebas.

Según ELA, el Tribunal indica que Osakidetza ha interferido en la decisión de los tribunales calificadores y que no ha obrado con homogeneidad, de forma que, por ejemplo, en unos casos decidió que los dos exámenes fueron elaborados por el IVAP, y en otros, el segundo lo fuera por el Tribunal.

El tribunal afea a Osakidetza al acusarle también de actuar de forma imparcial, incluso después de que salieran a la luz pública las irregularidades.

La Fiscalía reconoce que Osakidetza a través de su director de Recursos Humanos mantuvo en el tribunal de Angiología a la persona que sabían que era la que había confeccionado dos de las pruebas.

Un total de 72.500 personas se presentaron a esta oferta de empleo, y tras las numerosas críticas recibidas Osakidetza abrió una investigación interna y decidió repetir cinco exámenes de tres especialidades médicas. Sin embargo, ante la Fiscalía se presentaron denuncias sobre 19 especialidades.

“No actuó con celeridad tras las irregularidades”

Asimismo, cuando se abrió el expediente de información previa en relación con los exámenes de Angiología y Cirugía Vascular, se nombró instructor del mismo al subdirector de Recursos Humanos, que fue uno de los que decidió quién iba a confeccionar el examen.

Según ELA, la Fiscalía señala a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones en las especialidades de Anestesiología y Reanimación, Angiología y Cirugía Vascular, y Aparato Digestivo.

No solo ELA, sino también el resto de las centrales con representación en la Mesa Sectorial de Osakidetza, tras hacerse público el escrito de la Fiscalía piden el “cese inmediato” del consejero de Salud, Jon Darpón. A pesar de las sucesivos ceses que se han producido desde que saltó el escándalo: la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y los directores de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto y Económico, Ricardo Ituarte, el responsable de la Sanidad vasca, Jon Darpón ha conseguido mantenerse en su puesto, al ser considerado uno de los hombres “fuertes” del Gobierno de Iñigo Urkullu, que salió en su defensa pública cuando clamaban las voces de los partidarios de su dimisión.

Osakidetza dice que no ha recibido la petición

Por su parte, el Departamento de Salud y Osakidetza han asegurado que no han recibido notificación oficial de la Fiscalía de que ha detectado indicios de un delito de revelación de secretos en las oposiciones de Osakidetza, aunque han expresado su máximo respeto a la investigación abierta por el Ministerio Fiscal.

También desde Salud hacen oídos sordos a las peticiones de los sindicatos sobre la dimisión de Jon Darpón. A esta demanda se están sumando en las últimas horas asociaciones y organismos sanitarios vinculados con Osakidetza.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha asegurado que la dimisión del consejero vasco de Salud, Jon Darpón, por los indicios de delito que la Fiscalía observa en la OPE de Osakidetza “no tiene sentido”, sino “todo lo contrario”, puesto que se ha comprometido a “ir hasta el fondo del asunto” y a “formular una nueva propuesta de organización” de las futuras ofertas públicas de empleo.

Erkoreka ha defendido que el consejero de Salud “ha declarado abiertamente su voluntad de colaborar con la Justicia en el esclarecimiento de los hechos y en la determinación de responsabilidades”.

En este sentido, ha destacado que Darpón “ha acreditado esta voluntad informando a la Fiscalía de todo aquello que se le ha requerido” y ha destacado que también, “por su propia iniciativa”, le ha trasladado “el conjunto de la documentación que ha generado Osakidetza en las investigaciones” que ha llevado a cabo.