Redacción, Madrid.- Más de una cuarta parte de los pacientes con eccema atópico o dermatitis atópica han sido objeto de intimidación o burlas a causa de su afección cutánea, y muchos pacientes adultos han sufrido discriminación en el trabajo y han experimentado impedimentos en su trayectoria profesional debido a la enfermedad, según los resultados de un nuevo estudio internacional presentado en el Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, celebrado en Florencia (Italia).

La encuesta denominada ISOLATE (International Study Of Life with ATopic Eczema.

estudio internacional sobre la vida con eccema atópico) revela por primera vez el grado de sufrimiento emocional causado por el eccema atópico.

Ante estos datos, especialistas como el profesor Jan Simon, catedrático y director del Departamento de Dermatología, Venereología y Alergología del Centro Médico Universitario de Leipzig (Alemania), afirmó que en general, los médicos y otros profesionales sanitarios "han de reconocer que no hacen lo suficiente para encarar los problemas psicológicos con que se enfrentan sus pacientes a consecuencia de esta enfermedad. También deberíamos ser conscientes "dijo- de que controlar el eccema atópico con mayor eficacia a largo plazo, usando nuevas opciones terapéuticas, puede proporcionar una mejora radical de la calidad de vida del paciente".

La carga psicológica

Más de la mitad de los entrevistados comentaron la carga psicológica a menudo no reconocida del eccema, que incluye crisis depresivas frecuentes. Además, muchos experimentaban una pérdida de confianza en sí mismos cuando los síntomas eran muy evidentes. Las personas que respondieron enumeraron la rabia, la frustración y la vergüenza como sentimientos frecuentes. La encuesta puso de manifiesto que según los pacientes, sus médicos ignoraban en gran medida el impacto emocional del eccema, y que únicamente el 26 por ciento de los médicos comentaba este aspecto de la enfermedad con sus pacientes.

En sus comentarios sobre los resultados del estudio, Diniz Almeida, de la Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica (ADEA) en España, señaló que a veces "sólo se piensa en el eccema o dermatitis atópica como una leve irritación, pero en este estudio se demuestra claramente el sufrimiento que experimentan millones de personas en todos los aspectos de su vida otidiana. Cuesta ser consciente de la preocupación que el eccema puede causar a menos que uno mismo o alguien de la familia padezca la enfermedad. Incluso los médicos pueden no valorar suficientemente la carga psicológica y emocional que soportan los pacientes que han de vivir con esta angustiosa afección".