Un “factor corrector” y más flexibilidad para la jubilación médica son algunas de las peticiones realizadas por Vicente Matas, responsable del Centro de Estudios Sindicato Médico de Granada. En su informe se ha observado que un médico jubilado puede percibir hasta 5.659,12 euros menos al año debido a su tipo de cotización. “Una profesión con tantas exigencias, dedicación y responsabilidad necesita un tratamiento más justo”, ha defendido.

Un médico cotiza en España por el tipo máximo en el régimen general para el grupo 1, correspondiente a los licenciados. Para el año 2021 esta cantidad es de 4.070,10 euros/mes. Así, en este año un facultativo que acceda a la jubilación ordinaria por edad, si cumple todos los requisitos, ha cotizado más de 36 años. Del total, en los últimos 24 años ha cotizado por el tope máximo.

Por tanto, le correspondería una pensión de jubilación de 3.111,07 euros brutos al mes, en 14 pagas, con un total de 43.554,98 euros brutos/año. Con el tope máximo, la pensión que percibirá será de 2.707,49 euros brutos mensuales en 14 pagas, es decir, 37.904,86 euros brutos anuales.

Según el mes en el que se produce la jubilación, pueden producirse algunas diferencias en los cálculos individuales. Teniendo en cuenta que la retención aproximada es del 20%, el importe neto se queda en unos 2.166 euros/mes. «Los médicos y todos los trabajadores que perciben sueldos por encima de la base de cotización máxima sufren importantes pérdidas retributivas con la jubilación», ha lamentado Vicente Matas en su escrito.

Flexibilidad para la jubilación médica

En el análisis de estas cifras, Vicente Matas ha defendido “un factor corrector” para los médicos, al igual que para los mineros, los bomberos o los policías locales. La profesión médica merece esta distinción “por su complejidad, dedicación, responsabilidad, estrés, exigencias, penosidad, peligrosidad, horas adicionales a la jornada con las guardias, etc.”. Igualmente, ha reclamado “la posibilidad de una jubilación voluntaria entre los 60 y 70 años de edad al igual que los funcionarios, y sin tanto recorte”.

El informe del Sindicato Médico de Granada ha pedido también que las horas de guardias se consideren “tiempo trabajado a efectos de jubilación y retribución, que es inferior a la hora ordinaria”. “Debería tener un tratamiento fiscal favorable, ya que en la actualidad conlleva un incremento importante de la retención del IRPF de toda la nómina. Para el médico finalmente el importe neto que llega al banco supone poco más del 50% del importe bruto por hora”.

Preocupación por el futuro

El Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada también se ha referido a los cambios que se avecinan fruto del acuerdo del Gobierno Central con los sindicatos UGT, CCOO, CEOE y CEPYME. El Proyecto de Ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones «va a suponer un gran recorte en las pensiones de los médicos y demás empleados con bases reguladoras más altas que quieran jubilarse en los dos años anteriores a su edad legal».

En estos casos, los coeficientes correctores se aplicarán sobre la pensión inicial reconocida, y no sobre la base reguladora como hasta ahora. El informe ha recordado también que habría un periodo transitorio para aplicar estos cambios, que se harían a partir de enero de 2024.

Informarse antes de jubilarse

Vicente Matas ha aconsejado a todo médico que esté pensando en jubilarse que acuda a la Seguridad Social para que le hagan una simulación de su caso en concreto, ya que los cálculos deben ser individuales. La página web de la Seguridad Social también aporta información respecto a las bases de cotización o la vida laboral.

Un médico puede hacer su propia simulación si tiene la certificación digital o cl@ve. Si quiere poner en marcha la jubilación anticipada, debe acudir a personal con el informe de simulación de jubilación tres meses antes de la fecha en la que quiera jubilarse.

«Por la falta de planificación a largo plazo de las Administraciones tanto central como autonómicas, no se ha tenido en cuenta el gran número de jubilaciones que se están produciendo y se producirán en los próximos años. En determinadas especialidades no disponemos de médicos especialistas, porque se han formado pocos o porque se han marchado a otros países con condiciones más favorables. Es hora de poner soluciones urgentes», ha pedido en su informe el colectivo sindical.

Una de esas medidas de urgencia podría ser, a juicio de Vicente Matas, aumentar durante algunos años el número de plazas MIR en determinadas especialidades. También ha pedido mejorar las condiciones del ejercicio profesional, con plazas estables y retribuciones más altas. Asimismo, ha reclamado que puedan prolongar su vida laboral los profesionales que voluntariamente lo soliciten.