El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, declaró ayer a ABC que el Gobierno "encontrará la solución adecuada" al problema suscitado por la voluntad de Francia y Alemania de bloquear la anticipación de fondos estructurales Feder, una herramienta utilizada por los Ministerios de Ciencia y Sanidad para cofinanciar los programas de ayudas a proyectos de investigación de las Universidades, organismos públicos de investigación y centros tecnológicos españoles. Piqué señaló que este tipo de batallas son habituales en la Unión Europea entre países que son aportadores netos de dinero, como es el caso de Francia y Alemania en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), y aquellos que como España son receptores netos, por lo que quiso transmitir "la máxima tranquilidad a los científicos", informa el diario ABC.

Como en años anteriores, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha convocado su programa de ayudas a proyectos de investigación, en los que los Fondos europeos Feder son un complemento importante a la financiación fijada en los Presupuestos Generales del Estado. De hecho, este año se prevé repartir ayudas por un importe de 280 millones de euros, de los cuales una cantidad máxima estimada en 160 millones procederían de fondos Feder. Piqué negó que exista un "agujero" en la financiación porque ese dinero acabará recibiéndose y subrayó que la prioridad del Gobierno se centra actualmente en las negociaciones dentro de la Unión Europea para lograr que esos recursos financieros sigan anticipándose como hasta ahora y no sean entregados al término de los proyectos.

Deslealtad de la oposición

En sus declaraciones a este periódico, el ministro de Ciencia y Tecnología calificó como "absolutamente irresponsable" la propuesta realizada ayer por el PSOE, que a través de su diputado Jaime Lissavetzky solicitó al Gobierno que habilite un crédito extraordinario para resolver la incertidumbre sobre la disponibilidad de los fondos Feder. Para Josep Piqué, "es una deslealtad plantear esta iniciativa" porque es la "mejor manera de perjudicar los intereses de España" en las actuales negociaciones en el seno de la UE. "Lis-savetzky está haciendo un flaco favor a los investigadores españoles", dijo Piqué, que enmarcó la iniciativa socialista en la estrategia de "desgaste del Gobierno". Respecto a si el Gobierno hace uso abusivo o tiene excesiva dependencia de los fondos Feder para financiar la ciencia en España, el ministro añadió que precisamente la utilización de los recursos europeos es "uno de los mayores logros que ha hecho nuestro país en los últimos años",

Desde el Ministerio de Ciencia no se ocultó el pasado miércoles que la diferencia en el mecanismo de pago que solicitan Francia y Alemania podría tendría consecuencias graves para Universidades y organismos públicos de investigación, ya que podría provocar un colapso de los proyectos de investigación en curso e impediría la puesta en marcha de otros nuevos. Pero se insiste en que no se trata de un asunto donde exista una decisión definitiva de la Unión Europea.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista justificó la solicitud al Gobierno de que abra un crédito extraordinario porque considera urgente "tapar" un "agujero negro" de más de 200 millones de euros que afecta a los Ministerios de Ciencia y Sanidad. El diputado socialista Jaime Lissavetzky presentó una proposición no de ley de su grupo parlamentario, que pretende responder a un "nuevo capítulo en la sucesión de desatinos" del Ministerio de Ciencia, en referencia esta vez a la gestión de los fondos Feder. Según informa Efe, Lissavetzky dijo que el Gobierno utiliza estos fondos para cofinanciar proyectos de investigación "porque no pone el dinero suficiente" y así "engorda" las partidas, de forma que, según la Comunidad autónoma, la aportación de la UE oscila entre el 70% y el 50% del presupuesto.

Una fuente de financiación admitida

En Bruselas, informa Amadeu Altafaj, fuentes de la Comisión Europea recordaron que la legislación actual permite sumar los fondos del Feder, hasta un máximo del 25% del coste de un determinado proyecto de investigación, a los del Sexto Programa Marco de Investigación (otro 50%), lo que permite reducir sustancialmente la participación del Estado y las Comunidades autónomas.

La programación de los fondos Feder está teóricamente cerrada hasta finales de 2006, pero su desembolso está sometido a un comité de gestión en que participan los Estados miembros y la Comisión Europea. En ese marco, "puede ser que algunos intenten acortar el gasto porque consideran que ya hay un programa marco" que cubre esas funciones de apoyo a la investigación, mientras que el Feder está más enfocado a acciones estructurales, comentaron las citadas fuentes.

Mientras que el Programa Marco otorga sus subvenciones según el "principio de excelencia", es decir, a los mejores proyectos en cada área en toda la UE, el Feder se rige por el "principio de solidaridad" entre regiones más ricas y menos desarrolladas, lo que favorece más a España que a Francia, Alemania o Italia en el reparto de esos fondos.