E.P., Madrid.- El presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), Basilio Moreno, ha asegurado que el "Plan Integral de Obesidad en Nutrición y Actividad Física" del Ministerio de Sanidad se pondrá en marcha antes del final de este año. Asimismo, solicitó una "mayor sensibilidad" por parte de las autoridades sanitarias para poder combatir esta enfermedad, que se ha convertido en "la epidemia del siglo XXI".

A juicio de Moreno, la implementación de este programa -iniciado por la anterior ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor- "es difícil", pero espera que la nueva ministra, Elena Salgado, "se muestre receptiva y tenga en cuenta este problema sanitario, que afecta al 14 por ciento de los españoles, mientras que el 38 por ciento padece sobrepeso".

Asimismo, el experto insistió en la importancia de aumentar la sensibilización de las autoridades sanitarias para que favorezcan la financiación de los tratamientos de la obesidad. "Estos pacientes enfermos deben cumplir con una terapia, al igual que los hipertensos o diabéticos, ya que tienen el riesgo de desarrollar varias enfermedades asociadas", explicó.

Además, Moreno anunció que la SEEDO ha elaborado una serie de "Guías alimentarias", que se presentarán en unas semanas, y que establecen las bases para prevenir la obesidad, sobre todo en la población infanto-juvenil. En este sentido, alertó que el 12 por ciento de los niños españoles son obesos y el 30 por ciento padece sobrepeso.

Para frenar esta "epidemia" es necesaria una colaboración de varios agentes (profesionales sanitarios, medios de comunicación, administraciones, profesores, etcétera) que fomenten los hábitos de vida saludables en contra de la obesidad. Así, hay que impulsar una mayor actividad física, una alimentación equilibrada y un menor sedentarismo, señaló.

Por otra parte, el experto, que ha participado en unas jornadas en el Colegio Oficial de Médicos de Madrid, destacó la necesidad de regular las normas y "establecer protocolos exhaustivos" para evitar la mortalidad derivada de la cirugía en pacientes con obesidad mórbida.

Según el doctor Moreno, jefe clínico de Endocrinología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, "las operaciones de cirugía bariátrica implican determinados riesgos, pero se trata de pacientes que han fracasado con otras terapias y sólo les queda esa alternativa para intentar mejorar su calidad de vida y reinsertarse socialmente".

Sin embargo, indicó que es necesario establecer protocolos de actuación, determinar los centros adecuados, y cirujanos con experiencia para evitar los riesgos y complicaciones postoperatorias de este tipo de intervenciones que están asociadas con la edad, el grado de obesidad y otras enfermedades asociadas (como las patologías cardiovasculares).