José García, Madrid.- El Pleno del Congreso de los Diputados, tal y como estaba previsto, ha dado el visto bueno al dictamen del proyecto Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, una norma que será una realidad en el mes de mayo. Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Ana Pastor, en conferencia de prensa tras la votación del citado dictamen, que ha recibido el apoyo de todos los grupos parlamentarios, excepto Coalición Canaria, que se ha abstenido por discrepancias con la definición final del fondo de suficiencia.

Pastor ha agradecido a todos los partidos políticos su apoyo, "por encima de intereses partidistas", para la aprobación del texto. Tal y como afirmó, con esta norma se aprueba "la ley sanitaria del siglo XXI que modernizará nuestro sistema, garantizará la igualdad en el acceso a las prestaciones y mejorará la calidad de la asistencia que se ofrece a los ciudadanos". La aprobación de esta ley era uno de los 13 objetivos anunciados por la ministra de Sanidad en su comparecencia en el Congreso de los Diputados el pasado mes de septiembre, para informar sobre las principales líneas de actuación de su departamento.

La titular de Sanidad reiteró que la norma garantizará la misma cartera de servicios para todos los ciudadanos con independencia de su lugar de residencia, así como la calidad de los mismos al introducir los elementos necesarios para evaluarla, como la Agencia de Calidad y el Observatorio del SNS. Asimismo la Ley asegura, según la ministra, la prestación de los servicios en "tiempo y forma", es decir, prevé criterios objetivos y uniformes para saber cuánto tiempo tienen que esperar los pacientes para pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas.

La Ley también establecerá la igualdad en la prestación farmacéutica para todo el territorio nacional, según indicó Pastor, quien añadió que el texto ha recibido aportaciones de todos los grupos políticos, asociaciones, ciudadanos y de colegios profesionales, entre otras entidades.

Este nivel de acuerdo ha sido posible tras las negociaciones mantenidas entre la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, y el conjunto de las formaciones, que llevaron al Congreso un proyecto prácticamente pactado; y que permitieron su reciente aprobación en la Comisión de Sanidad. Estas conversaciones motivaron la inclusión en el texto original de aspectos defendidos por la práctica totalidad de los grupos como garantías para la financiación de las nuevas prestaciones y el mantenimiento del sistema público, los derechos de los pacientes, la delimitación de las competencias entre Gobierno y Comunidades Autónomas y la ampliación de las funciones del Consejo Interterritorial, tal y como ya ha informado EL MEDICO INTERACTIVO.

Al cierre de esta edición, tanto la ministra de Sanidad, Ana Pastor, como diferentes portavoces de los grupos parlamentarios mantenían un encuentro con los medios informativos, de cuyo contenido EL MEDICO INTERACTIVO informará en su próxima edición.