Plitidepsina ha mostrado “una potente eficacia preclínica” contra el SARS-CoV-2. Así lo ha anunciado la compañía PharmaMar, después de la publicación del artículo ‘Plitidepsin has potent preclinical efficacy against SARS-CoV-2 by targeting the host protein eEF1A’, en la revista científica Science. El laboratorio ha anunciado también que en la actualidad negocia con varios organismos reguladores el inicio de los ensayos de fase III.

Este artículo forma parte del proyecto de colaboración entre PharmaMar y los laboratorios de Kris White, Adolfo García-Sastre y Thomas Zwaka, en los Departamentos de Microbiología y de Biología Celular, Regenerativa y del Desarrollo, en la Icahn School of Medicine; de Kevan Shokat y Nevan Krogan, en el Instituto de Biociencias Cuantitativas de la Universidad de California San Francisco, y de Marco Vignuzzi en el Instituto Pasteur de París.

Actividad antiviral de plitidepsina

La actividad antiviral de plitidepsina contra el SARS-CoV-2 se produce mediante la inhibición de la diana eEF1A, según han indicado los investigadores. Ha demostrado in vitro una fuerte potencia antiviral, en comparación con otros antivirales contra el SARS-CoV-2, con una toxicidad limitada. En dos modelos animales diferentes de infección por SARS-CoV-2 el ensayo demostró la reducción de la replicación viral, lo que resultó en una disminución del 99% de las cargas virales en el pulmón de los animales tratados con plitidepsina.

Según los autores, el perfil de seguridad de plitidepsina “está bien establecido en humanos”. Además, las dosis utilizadas en el ensayo “son significativamente más bajas” que las utilizadas en estos experimentos.

Uno de los firmantes del artículo es Adolfo García-Sastre. Es catedrático del Departamento de Microbiología de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí (Nueva York). También es miembro de la Real Academia Nacional de Farmacia Española y de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. Su laboratorio ha liderado la investigación sobre biología molecular, patogénesis, tratamiento y profilaxis de las infecciones por SARS-CoV-2, según ha informado PharmaMar.

García-Sastre ha comentado el hallazgo de esta investigación. “Hemos clasificado diversos inhibidores del SARS-CoV-2 en cultivo de tejidos y en modelos animales. Desde que iniciamos nuestros estudios con este virus, plitidepsina ha sido el inhibidor más potente. Estos resultados subrayan su potencial como terapia para el tratamiento de la COVID-19”.