Nerea Garay, Bilbao.- "La política sanitaria de Osakidetza es un auténtico desastre. los responsables sanitarios se niegan a sentarse a negociar el convenio colectivo con los representantes de la Mesa Sectorial. en los dos últimos años no hemos conseguido que se actualicen los presupuestos del 2000", ha asegurado a EL MEDICO INTERACTIVO, Andoni Sanz, responsable de Sanidad de ELA"STV, el sindicato mayoritario del Servicio Vasco de Salud (SVS)"Osakidetza.

En su opinión, lo más grave es que desde la dirección del SVS no tienen la más mínima intención de abrir puentes para que empiece a trabajar la mesa de negociación. "se han olvidado de su compromiso de hablar en junio de 2002. Además la prepotencia con la que nos responden cuando les instamos a retomar las conversaciones no tiene límite", añade Sanz.

El responsable sanitario de ELA-STV critica con dureza la paralización por parte de Osakidetza de las elecciones sindicales. "Su desfachatez no tiene límites cuando acusan a las organizaciones de tener la culpa de su suspensión. Desde el Departamento de Sanidad y Osakidetza se olvidan que siete sindicatos " todo un récord " se pusieron de acuerdo para llevarlas a cabo. Sin embargo, ellos excusándose en que un sindicato se desligó del acuerdo y que no existia unanimidad han dinamitado las elecciones. Una postura absolutamente irresponsable por su parte, pero más grave aún cuando culpabilizan a los sindicatos", explica visiblemente molesto Andoni Sanz.

Para el sindicato mayoritario en la Mesa Sectorial de Osakidetza, las actuaciones que están llevando a cabo los responsables del SVS en materia laboral, "son de auténtico juzgado de guardia. Desde el convenio firmado en el año 2000 no hemos conseguido ningún acuerdo con ellos. Es un quiero y no puedo constantemente. A esto hay que sumar que en cuanto surge algún problema como el que tienen con Enfermería o el que hubo con los anestesistas o los conflictos con la Federación de Médicos de Hospitales lo primero y único que hacen es judicializar las discrepancias. Es como si el asunto no fuera con ellos. Realmente el descontento de los profesionales sanitarios está creciendo a pasos agigantados. Y en algún momento puede estallar", explica.

Para Andoni Sanz las relaciones laborales en Osakidetza se van deteriorando, "porque nadie se cree lo que dice Osakidetza, porque todas sus promesas se incumplen. se desdicen constantemente de lo asumido meses antes. El año pasado intentamos negociar un acuerdo para actualizar el convenio de 1998 y fue imposible. pretendíamos unos consensos mínimos, similares a los que han alcanzado en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en torno a las elecciones en Hospitales y también en los centros de Salud." Al respecto, añade que "no hubo forma humana de que tuvieran en cuenta nuestras peticiones. Y luego se les llena la boca sobre la receptividad que muestran ante el colectivo de trabajadores del sistema". Realmente "insiste Sanz" es vergonzosa su falta de sensibilidad ante las demandas laborales. Como esto siga así "de hecho ya está ocurriendo en distintos servicios y centros" la atención sanitaria a los pacientes se resentirá".

En el cajón del olvido "añade Sanz" quedan la promesa de llevar a cabo la valoración de los puestos de trabajo en el SVS, la aprobación del Plan de Euskaldunización. "Promesas no sólo incumplidas, sino que no tienen visos de ponerlas en práctica".

Última negociación

El responsable de Sanidad de ELA-STV reconoce que el último acuerdo que alcanzaron los sindicatos con Osakidetza fue el referente a la aplicación de la jornada laboral de 35 horas en el año 2000. "A partir de ahí parece que se han vuelvo autistas" comenta Sanz . La Oferta Pública de Empleo (OPE) ha salido razonablemente correcta, por la presión de los sindicatos. Sin embargo, la gestión de la misma está siendo catastrófica. No están contando con nadie y encima parece que se jactan de ello.

Lo que estamos observando es que cuando no existe la suficiente presión de las organizaciones sindicales, Osakidetza se "envalentona" y hace uso de una prepotencia sin límites. Por ello, nosotros apostamos por la unidad sindical para frenar los desmanes de los responsables sanitarios", critica con dureza, Andoni Sanz, al tiempo que se refiere "al malestar generalizado que están sembrando entre los distintos colectivos de trabajadores, tanto facultativos como de otras áreas. En cualquier momento la situación puede estallar y Osakidetza será la única culpable".