La vacuna contra la COVID-19 de Pfizer produce respuesta inmune fuerte y efectos secundarios de leves a moderados en personas menores de 60 años que recibieron una sola dosis de AstraZeneca. Así lo evidencias los resultados preliminares del ensayo clínico ‘CombiVacs‘, que analiza la dosis de Pfizer tras Astrazeneca. Este ha sido puesto en marcha por el Instituto de Salud Carlos III para decidir la actuación ante la segunda dosis de los vacunados con Astrazeneca.

El ensayo se ha realizado en cinco hospitales españoles. Han participado 676 pacientes de diferentes grupos de edad y regiones de España. Todos ellos han recibido una sola dosis de AstraZeneca y van de los 18 a los 59 años. Se les ha dividido en dos grupos: uno de 226 que recibió la dosis «inmediatamente» y otro de 450 que la recibió tras 28 días. Los resultados presentados este martes son los analizados a los 14 días después de recibir la dosis de Pfizer.

Así, los primeros resultados señalan que esta pauta de vacunación heteróloga es altamente inmunogénica. Asimismo,  no presenta problemas de reactogenicidad postvacunación diferentes a los ya comunicados en el uso homólogo (en solitario) de esas mismas vacunas. Es decir, la respuesta del sistema inmunitario se potencia mucho tras la segunda dosis de la vacuna Comirnaty. 

Por otra parte, los efectos adversos observados entran dentro de lo esperado, son de carácter leve o moderado y se restringen mayoritariamente a los primeros 2-3 días después de recibir la vacuna. En ningún caso se ha comunicado un ingreso hospitalario secundario al uso de esta pauta de vacunación dentro de este ensayo clínico. Pese a ello, los expertos debaten sobre si la muestra es suficientemente relevante como para compararse con los estudios sobre vacunas existentes.

Pfizer tras Astrazeneca

El incremento en los niveles de anticuerpos y anticuerpos neutralizantes se analizó en un total de 663 personas, empleando tres técnicas diferentes. En todos los casos se demostró que el uso de una pauta heteróloga potenció la respuesta inmunitaria. De esta forma, los títulos de anticuerpos se multiplicaron por 150 veces a los 14 días de haber administrado la dosis de refuerzo heteróloga. Este efecto fue muy evidente a los 7 días, con un incremento multiplicó por 123 los títulos iniciales.

Adicionalmente se comprobó la eficacia de los anticuerpos generados por la vacunación heteróloga mediante test funcionales. Esto permitió demostrar que los anticuerpos producidos eran eficaces para proteger frente a SARS-CoV-2. En los próximos días estarán disponibles los estudios de inmunidad celular.

A principios de abril, Sanidad tomó la decisión de vacunar con AstraZeneca solo a mayores de 60 años. La decisión se tomó por la aparición de eventos trombóticos «muy raros» sobre todo en personas de menor edad. Así seguía el ejemplo de otros países europeos como Francia o Alemania. Esta restricción provocó que muchos menores de 60 años que habían recibido ya una dosis de AstraZeneca no pudieran recibir la preceptiva segunda inyección. Los afectados son, principalmente, personal esencial como profesores o policías.

Conocer si es posible implementar esquemas heterólogos de vacunación empleando vacunas de diferentes fabricantes permitiría el diseño de campañas de vacunación más flexibles. Más allá de la cuestión actual, estos resultados podrían acelerar el proceso y facilitar la solución de posibles eventualidades.