¿Cómo mejorar la asistencia sanitaria en la pandemia? Esta es la pregunta que han contestado Conrado Domínguez Trujillo, director gerente del Servicio Canario de Salud; Gregorio Achutegui Basagoiti, director gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, y Regina Leal Eizaguirre, directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), en los encuentros de Gestión Sanitaria en tiempos de pandemia de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), con la colaboración de Janssen.

Moderados por Joaquín Estévez Lucas, presidente de la Fundación SEDISA, los responsables de los citados Servicios Regionales de Salud han valorado la respuesta dada durante la primera y segunda ola de la pandemia por COVID-19, donde la coordinación de los diferentes estamentos, no solo sanitarios, ha sido la clave para garantizar la asistencia durante la COVID-19.

Conrado Domínguez Trujillo ha recordado el primer caso en la Gomera y el confinamiento de un hotel en Tenerife, hechos que les hicieron aprender muy deprisa para hacer frente a la COVID-19. En Canarias se estableció un Comité de Gestión de la crisis, más allá de los aspectos puramente sanitarios. Para esto, se contó con un Comité científico, con perfiles más clínicos y de Medicina Preventiva, que han participado en la toma de decisiones estratégicas.

Telemedicina

Uno de los aspectos positivos de la primera ola de la pandemia ha sido el desarrollo de la telemedicina y de la consulta telefónica. En el manejo de los pacientes crónicos, con una alta prevalencia de diabetes e hipertensión en Canarias, “la Atención Primaria hay que tomarla en valor, sobre todo con la parte comunitaria, como son las campaña de lavado de manos y de vacunación”, ha remarcado Conrado Domínguez, quién ha señalado que la prevención es la asignatura pendiente del sistema de salud. Por eso, apuesta por redireccionar el barco a la labor comunitaria, prevención y telemedicina.

Primaria

La Atención Primaria ha sido la gran barrera en la contención de la pandemia. Así lo ha explicado Gregorio Achutegui Basagoiti. En este contexto, ha destacado la importancia del sector sociosanitario, que no estaba estructurado y estaba sin recursos. Desde Osasunbidea se ha trabajando en este sentido.

Actores clave

Para el director gerente del Servicio Navarro de Salud, han sido cuatro los actores implicados en la gestión de la pandemia.

En primer lugar, los servicios sanitarios, que han mostrado gran capacidad de flexibilidad, adaptación y resolución de la pandemia con los recursos disponibles.

Luego están las personas y sus grupos, a los que pretendemos proteger, ha detallado Gregorio Achutegui Basagoiti. Hasta no tener una vacuna eficaz, las únicas armas reales son el aislamiento y la distancia.

El gerente no se ha olvidado de las empresas, incluidos los autónomos, ya que es clave que exista una actividad normal.

Y, por último, están los gobiernos que tienen que tomar decisiones.

Ahora uno de los retos se centra en superar el periodo navideño con el mínimo impacto, recuperar la actividad normal y afrontar el periodo transitorio hasta la vacuna.

Salud Pública

Regina Leal Eizaguirre ha recordado que el inicio de la pandemia fue muy intenso, pero en su comunidad, a pesar del impacto, seguimos con la actividad no COVID-19, con una reducción solo del 25% de la actividad quirúrgica.

La directora ha destacado el papel de Atención Primaria y su trabajo con Salud Pública que están llevado a cabo las enfermeras de vigilancia epidemiológica.

El gran reto es el desarrollo de la Salud Pública; “las personas tienen que ser responsables de ellos y de los demás”.

Ahora hay que recuperar la actividad con  seguridad, con medidas con reversibilidad rápida y baja frecuentación de personas. Estamos ante un cambio organizativo, donde la tecnología de la información cobra protagonismo.