Redacción/E.P. Madrid.- El portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Sanidad del Congreso, Mario Mingo, ha manifestado que su grupo está dispuesto a estudiar las propuestas "de todos los grupos políticos, y en particular del Socialista" sobre financiación sanitaria. Asimismo, reiteró la disposición de su Grupo de cara a una revisión del Fondo de Cohesión Sanitaria. El plazo de presentación de enmiendas al proyecto de Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud concluyó este martes, 25 de febrero, con más de 300 propuestas parciales de modificación.

Mingo destacó positivamente el hecho de que todos los grupos hayan presentado enmiendas al citado proyecto de Ley, lo que permitirá su "enriquecimiento", máxime cuando las enmiendas a la totalidad han sido "testimoniales". Al respecto, la ministra de Sanidad, Ana Pastor, manifestó su satisfacción por las negociaciones mantenidas con el conjunto de las formaciones políticas para consensuar el proyecto de Ley. "Espero que la ley se enriquezca con las aportaciones de todos los grupos", destacó y señaló que los encuentros con las demás formaciones se seguirán manteniendo en el marco de la ponencia, que se constituirá el próximo martes en la Comisión de Sanidad del Congreso.

En cuanto a las enmiendas en sí, el Grupo Parlamentario Popular ha presentado un total de 20, mediante las que, además de diversas mejoras técnicas, se pretende crear el Instituto Nacional de Sanidad Exterior, garantizar la igualdad efectiva en el acceso a los servicios sanitarios, acentuar la atención a los discapacitados y garantizar el uso racional de los medicamentos.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista, que presentó casi un centenar de enmiendas, persigue la creación de un Fondo Financiero de Mejora Sanitaria, "que permita hacer frente a las necesidades financieras que se deriven de la inclusión de nuevas prestaciones y hacer así posible su accesibilidad a toda la población". Asimismo, propone crear un plan de fomento de medicamentos genéricos.

Se trata, según el Grupo Socialista, de "garantizar la suficiencia financiera de la Sanidad pública" mediante la modificación de "los planteamientos del Gobierno contarios a asegurar la financiación necesaria para las nuevas prestaciones". En este sentido, según el texto de las enmiendas, "la inclusión de cualquier nueva prestación en el Catálogo de prestaciones básicas y universales del Sistema Nacional de Salud irá acompañada de la correspondiente dotación presupuestaria por parte del Estado que asegure la suficiencia financiera de su aplicación", para lo que se debe crear el citado Fondo Financiero de Mejora Sanitaria.

Asimismo, los socialistas apuestan por la creación de un Fondo de la Seguridad Social para la cohesión sanitaria y por corregir el carácter centralista del proyecto del Gobierno y la clara invasión de competencias de las Comunidades Autónomas.

Garantizar la suficiencia financiera

De cuestiones económicas tratan también las principales enmiendas presentadas por Convergencia i Unió (CiU) y Coalición Canaria (CC). El Grupo Catalán negociará con el PP "hasta el final" para incluir en la futura Ley de Cohesión, aprovechando el paso del proyecto por ponencia y comisión parlamentaria, la financiación de las posibles nuevas prestaciones y servicios sanitarios. El diputado catalán Jordi Martí i Galbis reseñó que el proyecto, tal como está redactado, "no garantiza el principio de suficiencia financiera". CiU también propone reforzar el papel del Consejo Interterritorial en el SNS. Por su parte, CC, que presentó alrededor de un centenar de enmiendas, dejo claro que "es competencia del Estado asegurar la suficiencia de las prestaciones sanitarias del SNS y las garantías que las aseguran". Según una de las enmiendas de CC, la suficiencia financiera "viene determinada por los recursos tributarios a disposición del Estado".

Y de competencias autonómicas hablan las enmiendas del Grupo Parlamentario Vasco y del BNG. El PNV deja en manos de las Comunidades Autónomas la potestad para aprobar la cartera de servicios. En la misma línea, se desarrollan las enmiendas, un total de 43, que presentó el BNG. Esta formación, integrada en el Grupo Mixto, persigue que el Consejo Interterritorial ejerza competencias del Estado en materia sanitaria, como la fijación de las bases de la Sanidad, la coordinación general, la alta inspección y "las restantes funciones de cooperación, planificación y coordinación de la evaluación del funcionamiento del SNS".

Plan Integral de Salud Mental

El Grupo Izquierda Unida, por su parte, presentó un total de 76 enmiendas al proyecto de Ley que, entre otros aspectos, pretenden hacer incompatible al personal de la Agencia Española del Medicamento la vinculación con la industria farmacéutica. Otras propuestas de IU pasan por la prevención y la rehabilitación de personas con discapacidad en la ordenación de prestaciones y la creación de un Plan Integral en materia de Salud Mental y un Plan Nacional de Atención a Enfermos Crónicos.

Por último, la Chunta Aragonesista (CHA), formación integrada en el Grupo Mixto, presentó 14 enmiendas parciales que, en líneas generales, proponen, al igual que IU, una mayor atención a las discapacidades, así como la puesta en marcha del Plan Integral en materia de Salud Mental en el plazo de un año.