E.P., Madrid.- El PP ve posible ampliar el Fondo de Cohesión, financiado por los Presupuestos Generales del Estado, para garantizar la aplicación del catálogo básico de prestaciones para el conjunto de las comunidades autónomas, según ha señalado el portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso, Mario Mingo.

Hasta ahora, la cuestión de la financiación es el principal obstáculo para que el conjunto de la oposición, salvo Coalición Canaria, apoye finalmente el proyecto de Ley de Cohesión del Sistema Nacional de Salud.

En este sentido, Mingo recuerda que el Fondo de Cohesión, cuyo objetivo es compensar a las Administraciones autonómicas por la atención que prestan a ciudadanos procedentes de otras comunidades autónomas, "es abierto". Así destaca que "las nuevas prestaciones tienen que estar cubiertas desde el punto de vista económico, pero que esa cobertura sea a través del Fondo de Cohesión o a través del nuevo modelo de financiación está sin cerrar", destacó.

Además, Mingo advierte de que está abierta la posibilidad de ampliar el fondo. "Claro que se puede dar esa posibilidad", subrayó. En cualquier caso, el portavoz del PP recuerda que el citado modelo de financiación prevé además un fondo de suficiencia para compensar a las comunidades autónomas que no tengan ingresos suficientes para financiar sus gastos con los tributos cedidos por el Estado.

Competencias

Otro de los aspectos del proyecto de ley criticado por la oposición es la supuesta invasión de competencias autonómicas por parte del Estado. A este respecto, Mingo advierte que la ley ofrecerá al Consejo Interterritorial "garantías de cohesión y compromiso de acuerdo". Así, asegura que las nuevas prestaciones serán discutidas en este foro.

En lo que se refiere a la postura de los grupos CiU y PNV, el PP recuerda que las competencias están fijadas por ley, los estatutos de autonomía y la Constitución, y que el Gobierno se ceñirá a estos criterios.

Más de cien enmiendas

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista, aunque a última hora decidió no presentar enmienda a la totalidad del texto, presentará más de un centenar de enmiendas parciales a todo el articulado de este proyecto de ley, según informaron fuentes de esta formación.

Las enmiendas del PSOE irán dirigidas, en líneas generales, a dotar de mayores competencias al Consejo Interterritorial, aumentar la participación de los agentes sociales, consolidar la naturaleza pública del SNS y para que el Estado financie las nuevas prestaciones. Si el PP no las acepta, el PSOE rechazará el proyecto, tal y como advirtió esta semana la secretaria de Política Social e Inmigración socialista, Consuelo Rumí.