MADRID (EUROPA PRESS)

Cada vez más personas practican ‘running’, un deporte que, si bien aporta claros beneficios a la salud, también aumenta la incidencia de casos de traumas y lesiones en el sistema aquíleo calcáneo plantar y, especialmente, en el tendón de Aquiles. Se trata del tendón más potente del cuerpo, el cual se encarga de trasmitir la fuerza de los músculos de los gemelos y el soleo al pie. Su lesión puede condicionar la vida diaria de los pacientes y, si no se trata, puede llegar a ser incapacitante.

Uno de los problemas que llevan aparejadas estas lesiones es la tardanza en el diagnóstico ya que, tal y como ha informado a Europa Press el especialista de Cirugía Ortopédica y Traumatología Deportiva de la Clínica CEMTRO y Biclinic, David López Capapé, algunos pacientes tardan meses, «e incluso un año», en acudir a un experto.

«Muchas veces el problema con el diagnóstico es que el paciente tarda mucho hasta que llega al profesional experto», ha aseverado, para avisar de que la tardanza también complica el tratamiento, el cual, si se realiza en fases precoces es «sencillo», mientras que se puede requerir cirugía la lesión se cronifica.