Son muchas las dudas que la vacunación COVID-19 ha generado desde que empezaran a administrarse las primeras dosis y que siguen generando en la actualidad, especialmente cuando el paciente convive con alguna enfermedad o tiene problemas de salud que cree que pueden interferir con la vacunación.

La Asociación Española de Vacunología (AEV) dedica un espacio en la sección COVID-19 de su web a responder dudas que plantean los pacientes. El espacio “Respuestas del experto” recoge dudas frecuentes, que son contestadas por José Antonio Navarro, experto de la AEV.

Es el caso de un paciente que, después de ser vacunado, empieza a sentir inflamación y dolor, y a los siete días comienza con hipotensión y urticaria, rubor, inflamación en la zona de punción. El experto de la AEV responde que podría tratarse de una reacción cutánea tardía benigna recientemente descrita y atribuida a una hipersensibilidad tardía entre 2 y 11 días después y que puede recurrir con la segunda dosis. La mayoría de pacientes en estos casos se han tratado con hielo y antihistamínicos.

Vacuna COVID-19 con alergia

Además de consultas sobre reacciones cutáneas, encontramos dudas de pacientes que conviven con determinadas patologías, como por ejemplo las alergias. Una paciente pregunta si puede ponerse la vacuna de la COVID-19 si tiene alergia a la yema de huevo.

Jose Antonio Navarro responde que las vacunas frente a la COVID-19 “se pueden administrar con seguridad a aquellos alérgicos al huevo, pelo de animal, alérgenos ambientales, alimentos, medicinas, picaduras de insectos y antibióticos”. Las vacunas Covid-19 no están contraindicadas en el paciente con alergia.

COVID-19 y enfermedades autoinmunes

Otro grupo de pacientes con dudas son aquellos que padecen alguna enfermedad autoinmune. La respuesta del experto es que hasta ahora ninguna autoridad sanitaria contraindica la recepción de cualquier vacuna frente a la COVID-19 en enfermedades autoinmunes. Añade que sí enfatizan en la potencial gravedad de los que la padecen.

Vacunación COVID-19 y anestesia

Las personas que tienen programada una intervención médica preguntan al experto si hay contraindicación de recibir la vacuna tras la intervención. En este caso, Jose Antonio Navarro responde que, si se trata de anestesia local, “no hay por qué guardar intervalos con la vacuna”.

“Si se tratara de anestesia general, y por prudencia, algunas instituciones recomiendan separar una semana como máximo ambos procedimientos para poder diferenciar, en su caso, la atribución de un potencial efecto adverso”, concluye Navarro.

Donar sangre tras la vacunación

¿Cuánto tiempo tiene que pasar desde que te ponen la vacuna de la COVID-19 para poder donar sangre? Es otra de las preguntas al experto. Este responde: “Tras el procedimiento de COVID-19 y en aquellos que se han expuesto a un caso confirmado deben evitar donación de sangre durante 28 días tras la recuperación completa”.

En relación a las vacunas recibidas, la Cruz Roja no recomienda ningún intervalo si la vacuna es de ARNm (Pfizer/BioNTech y Moderna, Inc.). Recomienda dos semanas si es de vectores no replicantes (AstraZeneca y Johnson and Johnson) y cuatro semanas si recibió una vacuna frente a COVID-19, pero desconoce si fue inactivada, de ARN o viva atenuada.

Vacunas de ARNm y ácido hialurónico

Una de las últimas preguntas que se han realizado es la de una paciente que realizó un tratamiento con ácido hialurónico en labios. No sabe si la vacuna con Pfizer o Moderna está contraindicada. Navarro responde que el PRAC de la EMA, en su última reunión, ha considerado que existe una razonable posibilidad de una asociación causal entre vacunas de ARNm (Cominarty) e hinchazón facial en personas sometidas a rellenos dérmicos. Ello motivará que se incluya ese aspecto en la próxima actualización de la ficha técnica.

La FDA norteamericana también detectó fenómenos similares tras la vacuna mRNA-1273. “Ese cuadro puede aparecer meses o años después del relleno dérmico, aunque, en general, se aconseja guardar un intervalo de un par de semanas entre la vacunación y la aplicación del relleno dérmico y a la inversa”, concluye.