La VIII Edición de los Premios SEFH – CSL VIFOR se ha celebrado en el 67 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria. En los mismos, han resultado premiados los trabajos “Programa para el uso seguro de medicamentos de alto riesgo en un hospital materno-infantil en el entorno de acreditación joint commission internacional”, del Hospital Universitario Gregorio Marañón, y “Abordaje integral de los problemas de salud relacionados con los medicamentos: código medicamento”, del Hospital Santa Creu i Sant Pau.

Cabe destacar que estos galardones reconocen la calidad de los servicios de farmacia y seguridad en el uso de los medicamentos. De esta forma, buscan premiar a aquellos trabajos que, por sus características, investigación y ámbito de actuación, supongan una aportación a la labor diaria y desarrollo del farmacéutico de hospital. Un objetivo con el que, en palabras de Antonio Charrua, director general de CSL Vifor, se alinea totalmente la compañía, que reconoce en la figura del farmacéutico hospitalario, un garante indispensable de la seguridad de los pacientes.

Gestión de medicamentos de alto riesgo

Así, el primer premio, dotado con 8.000 euros, ha recaído en el programa de gestión de medicamentos de alto riesgo del hospital madrileño. Recogía el mismo Cecilia Martínez Fernández-Llamazares, que destacaba que el objetivo del proyecto era protocolizar el uso de medicamentos de alto riesgo. En concreto, aquellos que se indican para el tratamiento de pacientes adultos, pediátricos y neonatales atendidos en un hospital materno-infantil de tercer nivel. Para ello, fue necesario establecer directrices para los profesionales sanitarios implicados en su asistencia. Todo ello para conseguir cumplir con los estándares de entidades como la Joint Commission Internacional.” “Es la primera vez que se acredita un centro público de este tamaño y complejidad en nuestro país”, mencionaba.

Por otra parte, el segundo premio, dotado con 4.000 euros. Del mismo destaca la creación del programa Código Medicamento. Este incluye la revisión de la medicación centrada en la persona, coordinación entre distintos niveles asistenciales dentro del área de salud y visita telefónica al alta.