“Estamos muy preocupados por el riesgo de neumonía durante el invierno cuando se solape la época de la gripe con la pandemia”. Así lo ha comentado Rosario Menéndez, directora del Área de Respiratorio del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). También es coordinadora del Año SEPAR de Infecciones Respiratorias. Esta especialista ha participado en el seminario de formación online organizado por la compañía Pfizer, en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS).

También ha intervenido Isabel Jimeno, médico de Familia y miembro del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) de Madrid. A continuación, ha hablado Juan Rufino, enfermero y coordinador de vacunas del centro de salud El Limonar de Málaga. También ha intervenido Ángel Gil, académico de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid. Finalmente, Federico Martinón ha aportado su experiencia como coordinador del Grupo Neumoexpertos y jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. La moderadora de la jornada ha sido Mayte Hernández, responsable de Comunicación de Pfizer.

Amistades peligrosas

En su intervención, Rosario Menéndez ha mostrado su preocupación por el efecto de la neumonía durante la pandemia por COVID-19 en tiempos de gripe. “La incidencia de neumonías que requieren hospitalización y que tienen ambas infecciones por virus y bacterias alcanza hasta el 25 por ciento en España. En estos casos de ‘amistades peligrosas’, la mortalidad es más alta”, ha explicado la neumóloga. En España, la prevalencia de COVID-19 más otro microorganismo es de entre un 2,5 y un 7 por ciento, según los datos provisionales facilitados por esta especialista.

Inmunosenescencia

Isabel Jimeno, por su parte, ha comentado que “es el momento de aumentar el porcentaje de vacunación” para mejorar la calidad y la expectativa de vida de los mayores. En este sentido, ha hablado de la inmunosenescencia. “La inversión de la pirámide demográfica, tanto en Europa como en España, conlleva el reto de mantener la sostenibilidad saniaria. El Sistema Nacional de Salud debería mejorar la prevención de las enfermedades crónicas y adecuar los servicios a las nuevas necesidades del sistema”.

Según ha dicho esta médico de familia, la inmunosenescencia, unida a las comorbilidades de los pacientes, “supone un mayor riesgo de gravedad de enfermedades infecciosas y conlleva una mayor fragilidad”.

Demanda abrumadora de vacunas

“La demanda de vacunas ha sido abrumadora”, ha dicho el enfermero Juan Rufino. El coordinador de vacunas del C. S. El Limonar de Málaga ha incidido en las medidas de precaución en los lugares donde se ponen las vacunas, especialmente con población de alto riesgo. En este sentido, ha destacado la necesidad de recurrir a lugares abiertos o muy bien ventilados.

Vacunas antigripal y antineumocócica

También ha insistido en la necesidad de tomar medidas preventivas Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la URJC. “Mientras no llega la vacuna de la COVID-19, sí tenemos vacunas para otras patologías”, ha señalado en referencia a la vacuna antigripal y la antineumocócica, entre otras. También ha recordado el posicionamiento de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF en referencia a los beneficios que aporta la vacunación.

Neumonía durante la pandemia

“Todos los días son el día de la neumonía”, ha dicho Federico Martinón, “especialmente en época de COVID-19”, si bien el día propio es el 12 de noviembre. El responsable de Pediatría del Hospital de Santiago ha reconocido que el resto de enfermedades han perdido protagonismo respecto al nuevo coronavirus. En su opinión, es necesario trabajar “en la prevención de la neumonía”. “Tenemos soluciones para algunas formas de neumonía, como son las vacunas para la gripe y la antineumocócica”.