Desde principios de año los pacientes españoles con hepatitis C tienen a su disposición un nuevo tratamiento farmacológico, el interferón pegilado alfa-2a de 40 kilodalton (comercializado en España con el nombre de Pegasys) que, en combinación con ribavirina consigue, en algunos genotipos del virus unos porcentajes de curación que alcanzan el 81 por ciento.

Así lo ha explicado el doctor Moisés Diago, jefe de la Sección de Hepatología del Hospital General de Valencia, que ha participado en el desarrollo clínico de la terapia para la hepatitis C que más recientemente se ha comercializado en España.

El doctor Diago ha explicado que uno de los problemas en el manejo de la hepatitis C ha sido históricamente la baja eficacia de los tratamientos para esta enfermedad. Desde que en 1989 se identificó el virus de la hepatitis C como tal (antes se denominaba virus de la hepatitis no A no B) han ido, sin embargo, evolucionando las terapias hasta conseguir unos buenos porcentajes de eficacia, sobre todo en algunos genotipos de la infección.

Un avance en la investigación clínica ha permitido el desarrollo del interferón pegilado, resultado de unir a la molécula de interferón un polímero llamado polietilienglicol (PEG)

Según subraya el experto del Hospital General de Valencia, esto ha permitido que el fármaco pueda administrarse una vez a la semana en lugar de las tres del interferón estándar y con una eficacia superior. La combinación de Pegasys con ribavirina ha conseguido la respuesta virológica sostenida (lo que equivale a una curación) en hasta el 81 por ciento de los pacientes, dependiendo de su genotipo, siendo en los pacientes más difíciles de curar (genotipo 1, genotipo 4 y cirrosis ) en los que mas se manifiesta un mayor incremento de respuesta respecto de anteriores tratamientos.

El doctor Diago ha señalado como una de las ventajas principales del nuevo medicamento que se administra con una dosis única y no ha de ajustarse al peso del paciente. También se ha demostrado la importancia del genotipo de virus a la hora de indicar la duración del tratamiento que debe ser de 1 año para pacientes con genotipo 1 y de 6 meses para pacientes con genotipo 2 y 3.